Mourinho desnuda al City

«Poner el autobús no tiene nada que ver con los jugadores con los que decidas jugar, sino con la forma en la que juega el equipo. Puedes jugar con seis, siete u ocho jugadores defensivos y ser un equipo atacante«. De esta forma respondía José Mourinho cuando se le preguntaba, antes del partido contra el City, acerca de su once inicial.

Fiel a tal afirmación, el Chelsea presentó, en apariencia, un equipo ciertamente defensivo en su disposición táctica y estratégica: Mourinho optó por dejar en el banco a Óscar con el fin de formar un escudo protector en el centro del campo con la presencia de David Luiz y del ex benfiquista Matic. Junto con Ramires, neutralizaron y dejaron sin espacios al único jugador con perfil creativo y con capacidad para moverse entre líneas en el día de ayer, David Silva. La tendencia del canario en proyectarse hacia dentro, dejó todo el carril izquierdo en poder de Kolarov, un lateral muy ofensivo que ayer fue continuamente castigado en las contras excelentemente ejecutadas por los blues.

El Chelsea sacó tajada de la escasa presencia del equipo de Pellegrini en la medular. Ante la baja de Fernandinho, el técnico chileno optó por dar entrada a Demichelis como medio defensivo por delante de la línea de cuatro. El argentino, habitual en esa demarcación cuando jugaba en River Plate, se vio constantemente superado por el ritmo del partido y la velocidad de Hazard, Willian y Ramires. Mourinho tenía perfectamente estudiado cómo atacar el 4-4-2 de Pellegrini: iniciar la presión con los atacantes, superar numéricamente el centro del campo citizen y aprovechar los espacios libres en el flanco izquierdo –el más débil por las continuas subidas de Kolarov– con rápidas salidas a la contra. La venta de Mata es muy reveladora en cuanto a la concepción del juego ofensivo del técnico portugués y el perfil necesario de atacante para llevarlo a cabo: transiciones veloces que requieren jugadores rápidos, dinámicos y hábiles en la conducción a gran velocidad.

Si algo quedó claro tras el partido de ayer, es que el City debe considerar seriamente sacrificar a uno de los dos delanteros –Dzeko tiene todos los números– en el partido de Champions League contra el Barça y fortalecer la línea de medular con un jugador más que cubra las espaldas de Touré Yaya y que proporcione consistencia y presencia en la zona de creación.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos