Milan, un gigante en horas bajas

Valter Birsa, un esloveno desconocido llegado del Torino, fruto de un intercambio realizado con Antonini (vía Genoa), se ha convertido en la novedad más esperanzadora del Milan en este inicio de temporada. Dos goles suyos ante la Sampdoria y  el Udinese (este último el pasado sábado) han supuesto 6 puntos en los dos últimos partidos disputados por los de Allegri en San Siro. Algo que debería formar parte de lo anecdótico en un club de la grandeza del Milan, se convierte ahora en noticia.

Hace tiempo que el Milan dejó de ser el Milan. Cuando todavía no se ha rebasado el segundo mes de la competición del campeonato doméstico, el cuadro rossonero ya es séptimo en la Serie A, a 11 puntos del líder (Roma) y a 8 puntos del tercer puesto.

No hace falta ir más allá del último partido contra el Udinese para comprobar las carencias de éste grande venido a menos. Un total de 65 desplazamientos en largo se llegaron a contabilizar en su enfrentamiento ante los del Friuli, la mayoría imprecisos y con el objetivo claro de evitar el riesgo de pérdidas de balón en el centro del campo. Su perfil de jugadores centrocampistas no es precisamente el idóneo para desarrollar el juego de pase en corto y triangulación, por ello dedican más tiempo a recuperar el balón (67 recuperaciones contra el Udinese) que a la construcción ofensiva del juego.

La sorprendente marcha de un emblema como Andrea Pirlo ha dejado al equipo sin una referencia en el cuadro de mandos, sin un regista que marque los tiempos del juego y sea capaz de dominar y combinar el juego en corto con el vertical.

El sistema y la forma de plantear el partido poco diferirá de la utilizada el año pasado en la victoria milanista contra los culés (2-0). Allegri suele alternar el 4-3-3 con el 4-3-1-2 (cuando coloca a Birsa en la posición de trequartista, por detrás de Robinho y Matri). Seguramente contra el Barça se decida por una variante de este último sistema, un 4-3-2-1 en caso de que opten por el doble pivote MontolivoDe Jong con Muntari de interior izquierdo, lo cual alimenta la opción de jugar con Kaka por delante junto a Birsa.

El primer revés del Milan se produce en la portería. La lesión de Abbiati -baja confirmada- lleva aparejada la titularidad de Marco Amelia, debido a la no inscripción del brasileño Gabriel (debutante en la pasada jornada contra Udinese). Amelia acredita no más de una treintena de partidos jugados en los últimos 3 años y le llega éste partido cuando su carrera ya está en ligera decadencia. Coppola (otro veterano) será su portero suplente el martes.

En la línea defensiva, son prácticamente seguros Ignazio Abate y  Kevin Constant en los laterales (derecho e izquierdo, respectivamente). Tanto el italiano como el francés, de origen guineano, son jugadores rápidos en carrera. Abate  es un lateral seguro, resistente y difícil de superar en el uno contra uno. Constant es más ofensivo y proclive a despistes en tareas defensivas.

Todo apunta a que la pareja central la formarán los dos habituales desde el inicio de temporada, Philippe Mexès y Cristian Zapata. El francés tira de experiencia y colocación para compensar su falta de velocidad. Rapidez que sí tiene el colombiano Zapata, un central que además va muy bien al corte. La tercera opción como central es el argentino Silvestre, también debutante en el último partido ante el Udinese.

En la medular son fijos Riccardo Montolivo y Nigel de Jong. Casi con total certeza, ocuparán el espacio central con el apoyo de Muntari en el costado izquierdo, siendo Birsa y Kaka los enganches que ocupen el espacio por detrás del delantero de referencia, Robinho o Matri.

Montolivo es el centrocampista mejor dotado técnicamente y suele iniciar la transición defensa-ataque. Es bueno posicionalmente y es la referencia de sus compañeros para ejercer la distribución. De Jong, célebre por su famosa patada a Xabi Alonso en la final del mundial, es un jugador muy robusto físicamente que nunca rehúye el contacto y el tackling.

La opción más factible y segura para acompañar a esa línea de 3 en la zona de mediocampo es la pareja Kaka-Birsa, cuyo radio de acción estará por delante de Montolivo, De Jong y Muntari, ejerciendo de enganches del jugador más avanzado, que bien puede ser Robinho.

El esloveno Birsa se ha adaptado perfectamente a su nuevo club y está aportando goles decisivos en los últimos partidos. Seguramente se situará escorado a la derecha dejando a Kaka que haga las diagonales por su banda más natural, la izquierda. En ese caso, sacrificarán a uno de los puntas, Robinho o Matri.

Las opciones en el ataque son escasas debido a las bajas de El Shaarawy, Pazzini y la prácticamente segura de Balotelli, lesionado en el último partido con la selección italiana. Para acabar de complicar las cosas, Niang es baja en la Champions League por un error burocrático del club lombardo.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos