Michael Wardian rompe el récord de 50 km en cinta en un segundo intento en 30 horas

Ya os presentamos no hace mucho a la estrella de la ultra distancia Michael Wardian. Este padre, marido, patrón de su propio barco, broker y atleta de resistencia patrocinado por Hoka One One, UVU y Vitargo, como él mismo de define, estableció el pasado fin de semana un nuevo récord sin precedentes.

Wardian corrió los 50 kilómetros, el pasado sábado, en una cinta de correr en 3 horas, 6 minutos y 24 segundos en lo que creyó era un nuevo récord mundial. Pero resultó que no lo era. Horas después alguien en Twitter le puso sobre la pista de un récord de 3 horas, 5 minutos y 57 segundos que el pasado diciembre establecía el británico Paul Navesey.

Así qué sin pensárselo dos veces, el estadounidense, a las tres de la madrugada del lunes, se subió de nuevo a la cinta y, en menos de 30 horas, estableció un nuevo récord mundial de 3 horas, 3 minutos y 56 segundos. Esta vez con el inconveniente de no poder ajustar el ritmo de la máquina durante los últimos kilómetros por el sudor de sus resbaladizos dedos.

Wardian venía de disputar las 3 millas de la carrera de obstáculos, Spartan Race. Después de finalizar fuera del top-10 se marchó a su barco. En su cabeza le rondaba una idea para sentirse mejor. El día anterior había estado charlando con la británica Gemma Carter que acababa de superar el récord mundial de 50 kilómetros en cinta femeninos con un tiempo de 3 horas, 55 minutos y 28 segundos. ¿Y por qué no?

Se puso en contacto con los organizadores de la Spartan Race y le propuso a su director, Joe De Sena, intentar en su propio barco el récord de 50 km en cinta.

Según la revista Runners World, una vez cambiado de ropa empezó a correr en una habitación del barco «donde hacía un calor horrible. No se podía abrir ninguna ventana», explicó. Ni siquiera notó diferencia alguna cuando alguien trajo un ventilador. «Necesitaba respirar con más velocidad. Me hiperventilaba como un loco. Terminé muy cansado, pero estaba bien, había establecido un nuevo récord».

Pero no. Después de dormir un par de horas se puso a consultar la red para conocer el impacto de su nuevo logro y se topó con el récord de Navesey que desconocía.

No quedaba otra que despertar a De Sena y proponerle volver a intentarlo. Después de descansar el domingo entero, a las 3 de la madrugada del lunes, volvía a calzarse las zapatillas y subirse a la cinta dispuesto a conseguir su segundo récord en menos de 30 horas de diferencia.

«Me dolía el tendón de la corva izquierdo. No estaba seguro de ser capaz de conseguirlo. En el kilómetro 28, sentí que se me escapaba», explicó después de superar el reto que además tenía la dificultad añadida de hacerse sobre el mar. «A medida que el barco se desplazaba sobre el agua, sentía como si estuviera corriendo cuesta arriba y luego hacía abajo al ritmo de las olas».

Wardian superó en 2’01» el récord del británico y corrió 2’28» más rápido de lo que lo había hecho horas antes. Superar el récord «fue realmente emocionante. He demostrado que si no se tiene éxito una primera vez, si eres capaz de hacerlo, puedes encontrar la grieta para hacerlo –si eres un poco masoquista–».

Foto: Travis Macy

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos