Messidona, la noche eterna

messi

Se la dejó Xavi, pegado a la línea de banda, por detrás del centro del campo, y el tiempo se detuvo. El tiempo entró en otra dimensión durante doce segundos que se convirtieron en un suspiro pero que, con el paso de los años, se han convertido en eternos. Los doce segundos que tardó en recoger el balón y alojarlo en la meta rival. Probablemente, jamás el Getafe tenga la visibilidad que le regaló Leo Messi aquella fría noche de abril de 2007.

Ni la alucinante remontada que disfrutó en la vuelta el equipo que entonces entrenaba Bernd Schuster alcanzó la eternidad del 18 de abril, cuando Leo Messi, sin pretenderlo, emuló a Diego; cuando se disfrazó del mejor Maradona para regalar al mundo del fútbol una copia mejorada del gol del Pelusa a Inglaterra en el Mundial de 1986.

Hoy se cumplen diez años del debut oficial de la Pulga con la camiseta del Barça. En 434 partidos, Messi ha marcado 361 goles de toda condición, trascendencia y dificultad. Pero ninguno como aquel al Getafe que se mantendrá en la retina de los aficionados por siempre. Para muchos fue la repetición de Maradona, para otros el descubrimiento. Y para todos la jugada maestra de su vida.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos