Messi fulmina al Sevilla y releva a Zarra

El FC Barcelona ha derrotado con solvencia al Sevilla en el Camp Nou (5-1) en un encuentro que ha servido para constatar una cierta mejora en el juego y para que el público contemplara a Leo Messi pulverizar el récord de Zarra con un hat trick.

Había expectación por ver qué tal había digerido el Barça de parón de dos semanas causado por los partidos internacionales. La victoria en Almería, que debía servir de bálsamo más por los tres puntos que por el modo de lograrlos, dejó muchas dudas sobre el juego del equipo en el ambiente que era necesario despejar.

La semana, que comenzó marcada por las diversas interpretaciones y la unánime inquietud que provocaron las declaraciones de Messi a Olé, hizo que todas las miradas del público se fijaran en el argentino, mientras que en otro de los frentes abiertos, Piqué recuperaba una titularidad que no disfrutaba desde el clásico ante la ausencia de Mascherano.

Salió bien el Barça frente al Sevilla de Emery, un técnico que tiene por costumbre ponerle las cosas difíciles al inquilino del banquillo del Camp Nou. El secreto, que por primera vez en semanas los interiores, Xavi y Rakitic, se dedicaron a crear más que a tapar las incorporaciones de sus laterales. Algo posible, además, gracias a que Neymar y Luis Suárez comenzaban de posiciones pegadas a la cal, liberando el centro para Messi y permitiendo que Busquets no se sintiera tan solo.

Tras un cuarto de hora más que decente en términos de ritmo, velocidad y combinación, Messi iba a abrir el marcador con un fantástico lanzamiento de falta que, al colarse por la escuadra derecha de Beto, alcanzó por fin el récord de Zarra como máximo goleador histórico de la liga. El tiro libre no solo sirvió para que el fantasma del delantero vasco descansara por fin, sino también para que el público homenajeara al 10 y dejara bien clara su opinión sobre ‘este señor’, que diría Faus.

Después del gol, el Barça levantó el pie, seguramente de forma inconsciente, aunque aún hubo tiempo para que Messi demostrara que puede jugar donde le dé la gana. Se le vio vivo, listo y rápido, y adornó su primera parte con un pase en profundidad digno del mejor Schuster que Jordi Alba centró y Luis Suárez no pudo aprovechar. El uruguayo, muy activo sin balón pero con pocas oportunidades de remate, alternó las posiciones con el rosarino mientras un Neymar algo gris permanecía en la izquierda.

Pero ocurre que el fútbol es un deporte que es cualquier cosa menos científico y al minuto de la reanudación permitió al Sevilla empatar sin haber disparado a puerta. Un centro de Vitolo desde el extremo izquierdo no fue bien despejado por Claudio Bravo y el rechace, tras impactar en Jordi Alba –brillante hoy– se introdujo en la portería. Y cuando los espectadores estaban todavía digiriendo el mal trago, Xavi, capitán y guía del centro del campo, sirvió una falta para que Neymar cabeceara y pusiera de nuevo a su equipo con ventaja. Y todo esto que explicamos en este párrafo, ocurrió en los tres minutos iniciales del segundo tiempo. El partido enloquecía y eso era lo último que necesitaba el Barça.

Emery respondió a la desventaja y al correcalles dando entrada a Gameiro y a Gerard Deulofeu, esperando así aprovechar una situación de partido absolutamente descontrolado y sin la solidez que el equipo de Luis Enrique había mostrado en la primera mitad. El antídoto, no obstante, llegó pronto. Como ocurrió en Almería, fue Luis Suárez, otro jugadorazo, quien dio muestras de su clase y su visión de juego al aprovechar un pase de Piqué para servir en bandeja el tercer gol a Rakitic.

A partir de ahí, la fiesta. Messi guía un contraataque, abre a la izquierda para Neymar y el centro del brasileño es rematado por el 10 para sumar su gol 252 en la Liga. Así, más o menos, se recordará un gol histórico que sitúa al crack de Rosario como poseedor de la máxima cifra goleadora de la Liga, distinción que se suma a la de la Champions League. Una cifra que dejaría, pocos minutos antes del final y por el momento, en 253 goles. Una barbaridad.

FICHA TÉCNICA

Camp Nou: 78.283 espectadores.
Árbitro: Juan Martínez Munuera (Valencia). Amonestó a Coke (35′), Mathieu (55′)

FC BARCELONA: Bravo, Alves, Piqué, Mathieu, Alba (Adriano, 80′), Busquets, Rakitic, Xavi (Rafinha, 76′), Neymar, Luis Suárez (Pedro, 71′) y Messi.

SEVILLA FC: Beto, Coke, Pareja, Carriço, Figueiras, Banega, Krychowiak, Vidal (Deulofeu, 60′), Denis (Gameiro, 60′), Vitolo y Bacca (Iago Aspas, 72′).

Goles: 1-0, Messi (20′); 1-1, Jordi Alba (pp., 46′); 2-1, Neymar (48′); 3-1, Rakitic (65′); 4-1, Messi (71′); 5-1, Messi (78′).

Lee el 1×1 del Barça-Sevilla

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos