Messi: regresa el depredador

La imagen que ha transmitido Messi desde su reincorporación al FC Barcelona vale más que los cuatro goles anotados en dos partidos y medio. Las sensación que uno tiene desde fuera es que el animal futbolístico que lleva dentro tiene hambre, más hambre que nunca.

Desde que allá por el mes de abril su musculatura dijera basta, el argentino ha pasado un calvario. Primero con molestias, luego con reapariciones forzadas que sirvieron para intimidar al PSG pero que eran pan para hoy y hambre para mañana y, finalmente, con la rotura de su biceps femoral que le ha mantenido dos meses fuera del césped.

Desde el mismo momento en que se lesionó frente al Betis, el deseo de los aficionados barcelonistas era claro: que se tome el tiempo necesario, pero que se recupere bien. Por lo mostrado hasta ahora, Messi no sólo ha cumplido con ese anhelo, sino que ha vuelto con aquella chispa que le ha servido siempre para que los defensas parezcan poco menos que muñecos de cera.

Al crack de Rosario no le faltan estímulos. Dos años consecutivos cayendo en semifinales de la Liga de Campeones -su competición favorita-, un Balón de Oro perdido a causa de las lesiones y, sobre todo, la posibilidad de levantar el trofeo de campeón del mundo en Brasil son acicate más que suficiente para un depredador como Messi. Para, como publicamos hace algún tiempo, un francotirador.

La vuelta de Messi coincide con la lesión de Neymar, que le mantendrá un mes alejado del fútbol. En consecuencia, el Tata Martino contará durante un mes con el mismo equipo que tenía Vilanova y Roura la pasada temporada. Salvo por una cosa: el pequeño de la mirada asesina está de vuelta.

Foto: Efe

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos