Hacienda somos todos, también los futbolistas

Llevo días escuchando y leyendo comparaciones entre el caso de Messi con Hacienda y el que en su momento tuvieron otros futbolistas como Iker Casillas o Xabi Alonso, por ejemplo, aunque también David Villa o Gerard Piqué, entre otros. Se ha instaurado la teoría de una conspiración urdida por Florentino Pérez, y frases como ”a Messi le hacen pagar más que a Casillas”, o ”a Messi le condenan con cárcel cuando a Casillas y a Xabi Alonso sólo les hicieron pagar”, son ‘argumentos’ recurrentes en estos últimos días.

Pero lo cierto es que los casos de Casillas, Xabi Alonso, Piqué o Villa son diferentes al de Messi. En el caso de los primeros la sanción se debe a diferencias con la Agencia Tributaria en el tratamiento fiscal que estos jugadores aplicaron a parte de sus ingresos, los de derechos de imagen, considerando por tanto que no había ánimo de eludir sus obligaciones fiscales, como sí que se ha considerado en el caso de Messi.

Tributación de los futbolistas

Desde el año 1996, la Ley del IRPF 13/1996 de 30 de diciembre permitía a los futbolistas tributar en dos conceptos. La norma establecía que el futbolista tributaba al 52% por los rendimientos del trabajo derivados de su contrato, que suele ser el 85% de lo que recibe el jugador por su relación contractual. El otro 15%, correspondiente a la explotación de los derechos de imagen que el futbolista cede al club, podía tributar por el Impuesto de Sociedades, cuyo tipo general es del 30% si supera los diez millones de euros en ingresos. Por tanto, el 15% de lo que cobran los futbolistas se podía tributar al 30% en vez de al 52.

Sin embargo desde 2006 la Agencia Tributaria viene revisando concienzudamente esta norma del ’85/15′ puesto que considera que los jugadores utilizan la vía de las sociedades mercantiles para pagar menos impuestos y no para que realmente un tercero explote sus derechos de imagen. En definitiva, Hacienda considera que la mayoría de esas sociedades no tienen ni actividad real ni trabajadores, y que se trata de negocios de cesión simulados que a la postre no pagan al futbolista un precio de mercado por sus derechos de imagen, con lo que ahora obliga a estos jugadores a tributar el total de sus ingresos como personas físicas, por tanto, sujetos al 52% del IRPF.

Así, Hacienda reclamó a Casillas, Xabi Alonso, Piqué o Villa que abonaran la diferencia entre el impuesto de sociedades y el IPRF de los últimos cuatro años no prescritos. A Gerard Piqué la Agencia Tributaria le reclamó en su momento 2,45 correspondientes a los años 2007, 2008, 2009 y 2010. David Villa abonó 2,43 millones de euros que se le pedían referentes a 2009 y 2010, Iker Casillas dos millones, y Xabi Alonso seis, correspondientes a sus ingresos generados entre 2009 a 2012.

Otros futbolistas obligados a pagar

En el pasado, futbolistas como Hesp, ReizigerRivaldo, Figo, Kluivert o Luis Enrique durante sus etapas en el Barça, y Roberto Carlos o Suker del Madrid ya se enfrentaron a casos similares.

Rivaldo tuvo que pagar 2,4 millones de euros por las liquidaciones de los ejercicios 1996, 1997 y 1998 al considerar un Tribunal que el Barça negoció con Televisió de Catalunya para que parte del dinero que la tele tenía que pagarle lo hiciese a través de una sociedad del jugador, pagando así de manera indirecta la ficha del futbolista y reduciendo el impacto fiscal. Figo también se benefició de esta estratagema, y finalmente se vio obligado a pagar 2,4 millones por los ejercicios entre 1997 y 1999. Kluivert pagó 1,1 millones correspondientes a 1999 y 2000, Hesp 11.000 euros del año 1998, Reiziger 7.860 euros de los años 1997 y 1998, y  Luis Enrique 246.768 euros por las mismas irregularidades fiscales detectadas en el año 2000.

Por su parte, Suker pagó 258.962 euros, y Roberto Carlos tuvo que desembolsar el dinero correspondiente a la liquidación del IRPF entre 1996 y 1999

El caso de Messi

El caso de Leo Messi es diferente, puesto que a él Hacienda no solo se le reclama dinero por hacer mal uso de la cesión de derechos de imagen, sino también por crear un entramado de sociedades en paraísos fiscales a las que traspasaba los beneficios para reducir todavía más la fiscalidad.

Imagen vía El País

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos