Messi duda tras los desastres de Bartomeu

Según desvelan los compañeros de RAC1, la reunión de Leo Messi con Ronald Koeman ha dejado ver las dudas del crack argentino sobre el futuro del Barça y sobre su futuro en el Barça. Lo que pensábamos que no llegaría jamás parece hoy más cerca que nunca: el sueño húmedo de la directiva de Bartomeu de deshacerse del mejor jugador del mundo.

Como todo lo que rodea a la junta directiva desde que Bartomeu llegó al club en 2010, entonces como vicepresidente de Sandro Rosell, todo gira en torno a dos ejes: la voluntad de derruir todo rastro de sus predecesores, por un lado, y el dinero, por otro.

Lo primero lo tuvieron claro desde el primer momento: forzaron la devolución de la insignia de Presidente de Honor de Johan Cruyff, aguantaron a Guardiola contra su voluntad y, una vez fuera del club, le hostigaron utilizando los medios afines y los estómagos agradecidos cada vez que tuvieron ocasión. Apostaron por secretarios técnicos con experiencia con Benítez o Bordalás que poco o nada tenían que ver con la forma de trabajar que llevó al club al primer puesto mundial.

A todo ello hay que sumar la impresentable y vergonzosa persecución contra la directiva anterior, que buscaba la ruina personal de sus miembros. Una acción de responsabilidad impulsada en una asamblea bochornosa en la que Rosell votó en blanco y Bartomeu a favor y que fue solo frenada gracias a una sentencia judicial. Una acción de responsabilidad por algo de lo que ellos mismos habían sido partícipes y a lo que temen más que nada en el mundo.

En cuanto al dinero, la generación ESADE (no sé hasta qué punto a la escuela de negocios le hará gracia que se le relacione con eso) ha pasado de denostar una remodelación del Camp Nou que costaba 200 millones de euros a proponer una de 600 millones que debería estar ya en su recta final y que ni ha comenzado porque se ha disparado hasta los 850 millones, una cifra que requerirá –si los socios no lo impiden– la venta del alma del club al demonio de Goldman Sachs.

Quisieron ser más listos que nadie en el fichaje de Neymar y acabaron salvando su culo y condenando al club por delito fiscal por primera vez en su historia. Cosas de la ingeniería negocial.

Llenaron el filial de desconocidos fichajes brasileños propuestos por el padre de Neymar o ese curioso personaje (comisionista primero, empleado después) llamado André Cury a quien le tocó la lotería cuando se puso en contacto con el Barça. Brasileños que siguen llegando y que no han demostrado absolutamente nada desde su llegada.

Hicieron palmas con las orejas cuando el PSG pagó 222 millones por Neymar y los malgastaron en dos jugadores, uno que se ha perdido más de la mitad de los partidos por lesión y otro que ha terminado metiéndote dos goles y dando otro en el 8-2 de Lisboa.

Fueron incapaces de hacer evolucionar el equipo tras las derrotas de Roma y Liverpool porque, seguramente, para evolucionar algo tienes que tener un plan de trabajo que se base en algo más que vivir de la herencia que, por otro lado, te empeñas en destrozar.

Que Messi pueda llegar a irse es ley de vida; que le muestran año tras año la puerta de salida (ahora en forma de encuestas entre socios, ahora siendo incapaz de mejorar la plantilla) es una evidencia.

Así que cuando Bartomeu deje el club el próximo verano, habrá conseguido dejar su legado: podrá dar por concluida la demolición del mejor equipo de la historia y, lo que es peor, a cambio de la más absoluta de las nadas. Y eso tiene un mérito tremendo, porque se juzga con dureza (y con razón) a Gaspart, pero aquel recogió un equipo roto y lo dejó en posiciones de UEFA. El Barto-Rosellismo no. El Barto-Rosellismo, con el apoyo inquebrantable de la mayoría de los medios de comunicación, ha ido tirando millas, gastando lo que no tenía y mostrando una y otra vez su incompetencia a la hora de gobernar un mastodonte como el Barça.

Sumen a todo esto la posible marcha de Messi.

Pero oye, Guardiola fichó a Chygrinskyi, Txiki a Henrique y Keirrison y Laporta compró pollos a l’ast en la rostisseria Lolita.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos