Mario Hezonja sigue creciendo

A veces Mario es SuperMario Hezonja. Se prodiga poco, no le da Xavi Pascual seguramente todo el papel que reclama en la obra, pero el croata es un talento desatado y cuando se le presenta la ocasión, lo exprime al máximo. Frente al Emporio Armani, una lesión en los isquiotibiales de Juan Carlos Navarro le abrió la puerta y SuperMario supo que era su momento. Sumó el Barça su séptima victoria consecutiva en la Euroliga (84-80), en un partido de resolución más complicada de la esperada por la calidad de Daniel Hackett, Samardo Samuels y MarShon Brooks, un jugador exquisito que se pierde en acciones demasiado individuales.

Sin su jugador franquicia, Alessandro Gentile, que está lesionado, los lombardos jugaron un partido muy serio en el Palau y llegaron a dominar por 14 puntos antes del descanso (18-32) y por 11 (43-54)  en el tercer cuarto. En ese momento es cuando se vio el estado de maduración del Barça y sus múltiples posibilidades. Jugando todo el partido a remolque, a la hora de la verdad apareció Brad Oleson con sus triples, el juego interior de un inmenso Ante Tomic (18 puntos, 7 rebotes, 29 valoración), pero sobre todo la calidad de los jóvenes Satoranski, Hezonja y Abrines, del que hablaremos más adelante.

Xavi Pascual, el técnico, supo darle el punto de cocción preciso al partido cuando puso al base checo en lugar de un obcecado Marcelinho Huertas, pero sobre todo cuando confió en la pareja Hezonja&Abrines. Mario,  que es carne de la NBA, volvió a exhibir su descaro y su físico en una demostración de clase. Acabó el partido con 13 puntos y 15 de valoracion en 22 minutos; y suya fue la jugada del partido: un mate imposible ante dos defensores del Emporio (en el video adjunto).

Hezonja (2.02 metros, 19 años) llegó a Barcelona hace seis años. Con 13 ya jugaba partidos con profesionales en su Dubrovnik natal y hasta llegar a la edad senior ha paseado su clase por las categorías inferiores. La cocción de Mario es a fuego muy lento, tanto que existe el temor de que acabe por marcharse a la NBA en cuanto gane un poco más de confianza y minutos, porque es un jugador que no tiene techo. En la victoria ante el Emporio Armani, el jugador más decisivo fue Alex Abrines. Viendo los números del mallorquín (11 puntos y 8 de valoración) nada lo indica, pero suyos fueron dos triples, un rebote y una bomba para redondear el triunfo de un ilusionante Barça.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos