Luis Enrique: ¿vuelve el ascensorista?

El Barça tendrá una plantilla algo más corta que la temporada pasada. Según explicaron ayer tanto Luis Enrique Como Andoni Zubizarreta, la cifra de futbolistas del primer equipo se situará en torno a las 22 o 23 fichas, que se verán complementados con la ayuda que puedan prestar los jugadores del filial. “Espero que me obliguen –los propios jugadores– a contar con ellos”, dijo el técnico asturiano acerca de los jóvenes del Barça B.

Con la llegada de Luis Enrique vuelve, al menos a priori, la fe en la figura de lo que Martí Perarnau definió como ‘ascensorista‘, el técnico que gracias a su conocimiento de club (Luis Enrique lo tiene) y a su personalidad es capaz de echar mano sin miedo de aquellos futbolistas del filial que pueden aportar algo al primer equipo.

Pedro y Busquets son, seguramente, los mejores ejemplos de esa estrategia que muchos llamaron en su día atrevimiento o inconsciencia. Guardiola y Vilanova les hicieron debutar cuando eran dos desconocidos imberbes y marcaron una línea que, seguramente, no todo el mundo es capaz de seguir, como se demostró la temporada pasada con Gerardo Martino en el banquillo.

Justo en el momento en que la casa azulgrana parece convertirse en tan grande que no repara en gastos, la figura del ascensorista se antoja esencial para mantener el modelo del que se ha presumido siempre en el Barça, la apuesta por la cantera y La Masía. El retorno de Deulofeu y Rafinha podría entenderse como un paso en esa dirección, pero tendrán que pasar unos meses todavía para comprobar si Luis Enrique, inteligente como es, desempolva el olvidado ascensor, engrasa su mecanismo y es lo suficientemente diestro para accionar los botones que hagan subir y bajar a los chicos del filial que realmente puedan dar algo distinto.

Foto: FC Barcelona

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos