Los infinitos minutos de Messi

Despejadas ya –esperemos que definitivamente, aunque siempre habrá algún remolón que siga viéndolas– las incógnitas sobre el rendimiento de Leo Messi en el Barça, vuelve el debate acerca de la necesidad de que el crack argentino dispute absolutamente todos los minutos de su equipo.

Hace apenas un año, prensa y entorno alababa prácticamente de forma unánime la decisión de Gerardo Martino de sustituirle en los últimos minutos de algunos partidos, aludiendo a la necesidad de que Messi descansara. Hoy, con Luis Enrique en el banquillo, el 10 ha disputado hasta ahora todos los encuentros de forma íntegra y ya hay quien se pregunta si será titular el sábado o si comenzará de inicio en el banquillo.

Lo cierto es que Messi ha participado en los últimos 27 partidos oficiales disputados por el Barça, una racha que se inició el 18 de febrero en Manchester frente al City y que ha durado, por el momento, hasta el Parque de los Príncipes de París. En total, 2430 minutos de forma consecutiva.

La incidencia de Messi en el funcionamiento del equipo no es nueva. Cuando ha brillado a gran altura ha sido el estilete del Barça frente a sus rivales; en las dos últimas e irregulares temporadas, fue él quien a base de goles mantuvo vivo a un equipo que estaba en franco declive. Hoy, aquel Messi francotirador ha mutado –sin perder su puntería– en un asistente para sus compañeros, redoblando, si cabe, su papel en el conjunto.

Quienes veían a un Messi acabado, triste, incluso gandul, no pueden sino rendirse a la evidencia de que algo había a su alrededor –y al decir algo me refiero al equipo y a su desempeño– que le hacía rendir menos. Y menos, en el caso de Messi, es más de lo que rinde el 95% de los futbolistas.

Aunque debutó con Rijkaard hace casi diez años y su presencia con el holandés fue creciendo cada temporada, no fue hasta la llegada de Guardiola al banquillo cuando Messi comenzó a ser indiscutible. Fueron cuatro años en los que –casualmente– las lesiones musculares desaparecieron, en los que encontró una nueva posición en el campo alejado de la banda y en los que disputó 34 (con varias rachas de 4 consecutivos), 41 (12 uno tras otro), 46 (10) y 57 (19) partidos completos, respectivamente.

En el curso 2012-2013, con Tito Vilanova en el banco, Messi disputó los 90 minutos en 41 ocasiones, enlazando 9 partidos seguidos, mientras que bajo la dirección del Tata Martino, jugó completos 37 encuentros, 19 de ellos de forma consecutiva.

Siempre se dijo que a Messi lo que le gusta es jugar al fútbol. Sobre el césped es donde se le ve feliz (de nuevo) y por el momento no parece que Luis Enrique haya pensado en hacerle descansar. Tras apenas dos meses de competición no parece que sea el momento. Un momento que, conociendo al argentino, no deseará que llegue nunca.

Los números

estadistica messi

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos