La ultra corredora Lizzy Hawker, siempre en movimiento

– ¿Algún día dejarás de correr, Lizzy?
No, es mejor estar en movimiento. Siempre en movimiento.

– ¿Así que, es tu vida?
Exactamente.

Lizzy Hawker, es una corredora británica de larga distancia amante de la montaña. Además, es oceanógrafo y ha participado en las expediciones británicas de la British Antarctic Survey, estudiando los efectos del cambio climático.

Saltó a la fama tras ganar en 2005 el Ultra-Trail du Mont-Blanc de 158 kilómetros de distancia. Era su primera carrera de montaña. Estaba de vacaciones escalando en la zona y decidió apuntarse. Ni siquiera tenía zapatillas de trail. Diez días antes de tomar la salida, se compró unas.

“Era mi primera carrera de montaña. No tenía absolutamente ni idea de si sería capaz de terminar. Nunca había hecho algo así”. Tenía entonces 29 años e hizo algo mucho mejor que conseguir terminar la carrera, ganó. Desde entonces ha sido capaz de ganar una de las carreras de montaña más duras de Europa, en cinco ocasiones. Ningún otro corredor, sea hombre o mujer, ha sido capaz de conseguirlo.

Aquel año la carrera fue especialmente dura. Hacía mucho viento, además llovía y nevaba en las cotas altas. La organización se vio obligada a recortar el trazado hasta los 100 kilómetros con lo que la carrera fue bastante más rápida de lo normal. La segunda mujer llegó 45 minutos tras Hawker.

Una semana después, tras la decepción que le supuso no poder recorrer las 100 millas aproximadamente del recorrido original de la UTMB, decidió probar suerte en la Run Rabbit Run en Steamboat Springs, Colorado (Estados Unidos). Ganó.

A partir de entonces el amor por correr largas distancias en las montañas creció exponencialmente hasta el punto de abandonar su profesión de científico de investigación para dedicarse completamente a su nueva afición.

lizzy-hawker-nepal

Así ganó el maratón de montaña de Zermatt, el K78 del Maratón Alpino Suizo, los 100 km de la Copa del Mundo o la Transgrancanaria entre muchas otras carreras de larga distancia.

Pero su gran pasión son las montañas del Himalaya. Por su cuenta decidió emprender en 2007 la locura de intentar recorrer la distancia del campamento base del Everest hasta Katmandú en Nepal. 199 millas de distancia partiendo de los 5.361 metros de altitud del campo base. Tardó tres días, dos horas y 36 minutos, estableciendo un récord.

También sostiene el récord femenino de la mayor distancia recorrida en 24 horas con 153,5 millas en Gales en 2011. Y en 2012 se superó a si misma en el recorrido Everest-Katmandú al completarlo en un tiempo de dos días, 23 horas, y 25 minutos. De momento el único reto que se le ha escapado fue ese mismo año cuando intentó la Gran Himalaya Trail que tuvo que abandonar después de perder la bolsa que contenía los permisos y el teléfono satélite.

Todavía siento que tengo mayor potencial para superarme a mi misma. Siempre estoy pensando que puedo hacer más. Me sorprende cuando miro hacia atrás y veo lo que he hecho .

Su próximo reto: correr 1.600 kilómetros atravesando Nepal.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos