La reflexión de Aleix Vidal

Posiblemente Aleix Vidal no se entrena bien, pero intuyo que debe ser algo más grave para que la relación se haya deteriorado de tal manera como para que ni siquiera se presente en una celebración colectiva. Debe ser complicado lidiar este tipo de situaciones con Luis Enrique, un tipo de carácter muy fuerte que de puertas hacia fuera cierra filas y parece no darle excesiva importancia a las cosas cuando después se demuestra, con sus decisiones, que todo está perfectamente pautado.

Seguramente a Aleix Vidal, que jugó unos pocos partidos de carrilero en el Sevilla y fue fichado para sustituir a Dani Alves en el Barça, le pesen aún esos cinco meses que estuvo sin jugar, tal vez no haya comprendido los equilibrios defensivos del equipo y ande despistado en alguna ocasión, pero está pagando sus errores a precio de oro hasta el punto de que parece que ya ha tirado la toalla para admitir que se tiene que ir y ni se presenta a una celebración colectiva como la de anoche en la que Luis Suárez pagó una cena a todo el ‘staff’.

La historia de desamor entre ambos viene de la pasada temporada. Apareció Vidal en uno de aquellos ‘periscopes’ con los que nos regaló Gerard Piqué, hizo una broma sobre su posición en el banquillo y sacó un ‘parchisito’, el único «deporte» que se permitía por aquel entonces. Meses después comentó el jugador que tuvo una conversacion con Luis Enrique.

«Tuve una larga charla con el míster porque no estaba teniendo buenas sensaciones. Él me explicó lo que opinaba y yo también dije lo que opinaba. Estaba descontento por unas cosas y el míster estaba descontento por otras. Ambos teníamos nuestros motivos. Lo mejor de todo es que acabamos solucionando nuestras diferencias y nos fuimos contentos de la reunión«, comentó el jugador entonces.

Tras aquella reunión,  todo pareció quedar «muy claro«,  según desveló el jugador. Aleix Vidal admitió, sin embargo, que si se repitiera el episodio de la pasada temporada «seguramente tendría que hacer una reflexión«. Por lo visto ya la ha hecho.

Dicen que Luis Enrique está disgustado con Aleix porque el defensa no atiende a las correcciones, que es incapaz de comprender ese juego de equilibrios y riesgos del Barça en una de las posiciones clave del equipo como es la de carrilero.

Lo cierto es que Aleix Vidal fue el único señalado de la derrota ante el Alavés, cuando seguramente otros futbolistas estuvieron tan mal como él aquel día. No cuenta para el entrenador y tiene pinta de que todo es una cuestión de ‘feeling’, el mismo síntoma que en su día alejó a Eto’o del Barça, aunque las circunstancias son diferentes: entonces el camerunés estaba amortizado, hoy el negocio Aleix Vidal es ruinoso.

Ocho partidos lleva Aleix Vidal sin entrar en una convocatoria. Se ha acostumbrado a ver los partidos desde la grada, con la tensión de un aficionado, y la solución parece a dos meses vista, cuando el mercado de invierno abra sus puertas y el barcelonista pueda tener una oportunidad lejos del Camp Nou. Porque se ha demostrado que no va ni convocado, aunque no queden ni defensas en la nómina de disponibles.

Comparte este artículo

Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos