La paella imposible

Todo se dirime en 90 minutos, ciento veinte a lo sumo. Dos equipos llegan a una ciudad generalmente neutral para disputarse un trofeo cuya valoración depende del estado de forma de cada uno. Ambiente, bullicio, gritos, cánticos, ánimos… La liturgia del fútbol en estado puro.

El día arranca soleado en Valencia. Veintitantos grados de temperatura, una brisa agradable si caminas a la sombra y un ir y venir de aficionados ataviados con camisetas de su equipo desfilan ante la indiferencia del personal. Nadie se fija en ellos de no ser por esa manía de vociferar amparados por la masa canciones que, salvo excepciones, sólo tienen una frase reconocible y muchos lololololó.

Rugen los estómagos y llega el momento de buscar acomodo para los culos, un lugar donde exigir a los hígados que trabajen a destajo para intentar metabolizar los litros de cerveza que han recibido sin colapsar la sangre. Se esforzarán, pero muchos tendrán una pájara que, con suerte, les dejará entrar en Mestalla más o menos derechos y con el tiempo justo para ver empezar el partido.

Antes, kilos y kilos de arroz habrán cobrado el protagonismo que merecen en la tierra de las flores, de la luz y del amor. Apenas un mes después de Fallas, la capital valenciana verá repuntar, aunque sea por un día, el consumo de su producto estrella. Paellas de todos los colores, incluso para aquellos que se quejan de que la valenciana lleve verduras, serán engullidas a troche y moche por un gentío que asegurará, una y otra vez, que “esta es la mejor que he comido nunca”. Y seguramente lo sea, sobre todo si su equipo se hace con la victoria esta noche.

Mientras tanto, una ingente cantidad de fotografías de paellas tomadas con mayor o menor gracia inundarán whatsapp y cuentas de twitter como si hoy se acabara el mundo. Como si no hubiera un mañana. Como si fuese la última. Como si hoy fuese imprescindible tomarse la mejor de las paellas, la que mejor sabor de boca dejaría en el barcelonismo: la paella imposible.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos