La ‘independencia’ de Dani Alves

Al margen de los silencios de la mayoría y enfrentado a los pocos que se han declarado favorables a la simple capacidad de poder opinar en una urna, Dani Alves, posiblemente el mejor lateral derecho que ha tenido en su historia el Barça y que sigue siendo indiscutible en el puesto, ha vuelto a dar que hablar fuera del campo. Y lo ha hecho, precisamente, en un tema que ocupa todo el debate en Catalunya: la independencia.

La gente que está a favor de la independencia “no sabe ni lo que es”, afirmó el futbolista brasileño en una entrevista a La Vanguardia que por la controversia de sus palabras ha sido ágilmente silenciada por los medios, no dándole el eco que, sin duda, habrían tenido unas declaraciones similares en boca, por ejemplo, de Sergio Ramos o de cualquier deportista de élite que no perteneciera al Barça.

Alves fue más allá de cualquier cuestión al respecto. A él no le ocupa si Catalunya, la sociedad catalana, tiene el derecho o no a expresar sus sentimientos. “Tengo la sensación de que la gran mayoría de la gente que está pidiendo la independencia de Catalunya no sabe lo que es. Y eso me hace estar apartado. Si no tienes una idea muy clara de para qué quieres la independencia, entonces ¿para qué la pides?”, se pregunta en voz alta.

Los cerca de dos millones de personas que salieron a la calle exigiendo sus derechos como catalanes, en su opinión, no tienen capacidad de razonar por si mismos. “Es un proceso muy complicado donde la gente tiene que pensar muy bien”, aconseja antes de sentenciar: “Tienes que mirar los pros y los contras de ser independiente”. Él, desde luego, da a entender que lo tiene muy claro. “Si no vas a ser más fuerte, no tiene sentido”, concluye. Porque, para él, atendiendo a sus palabras, Catalunya sería poco menos que un país tercermundista separado de España.

Seis años después de llegar a Barcelona, Dani Alves ha demostrado lo poco o nada que se ha adaptado a la sociedad que le acogió. Del campo de entrenamiento a casa, de allí al Camp Nou, los aviones, los videos, las fiestas y su círculo privado. La samba, los trajes, los disfraces. Poco más. Nada más en realidad.

A menudo se agradecen declaraciones que vayan más allá de los tópicos vacíos que ofrecen en sus entrevistas los jugadores. Pero a veces leerles provoca perplejidad. Dani Alves, como cualquiera, podría estar a favor de que Catalunya permanezca en su actual estatus político porque, seguro, son muchos los deportistas que coinciden en ello. Lo que choca es que se atreva a poner en cuestión la inteligencia de quien piensa de manera diferente. Y, más aún, de hablar de independencia sin atender a lo que principalmente pide esa gente que le rodea.

No estaría de más que Gerard Piqué o Xavi Hernández le explicasen muy por encima de qué va la cosa. Quizá de esta manera se sumaría a la mayoría silenciosa del vestuario y antes de meter la pata hablando de algo que ni le importa siguiera con sus vídeos. Y, desde luego, habría sido fantástico que todos los medios que han pasado de puntillas por sus declaraciones le ofrecieran el eco mediático que, seguro, habrían tenido unas palabras similares dichas por cualquier futbolista, por ejemplo, del Real Madrid.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos