La gestora desoye a los candidatos y ficha a Arda Turan

Arda Turan ya es futbolista del Barça. Esta tarde, como se preveía, la Junta Gestora del FC Barcelona ha decidido cerrar el fichaje del centrocampista turco del Atlético de Madrid por 34 millones de euros más otros 7 en concepto de variables. El grupo que dirige Ramon Adell ha logrado, de esta forma, concretar un traspaso que uno de los candidatos a la presidencia del club, Josep Maria Bartomeu, ha hecho suyo.

La calidad de Arda Turan es indudable y es más que probable que sume su talento al equipo de Luis Enrique desde el primer día. De hecho, uno de los argumentos que ha esgrimido siempre el club es que Arda es una petición expresa del técnico asturiano. Y Luis Enrique, que en enero estaba más fuera que dentro, ha hecho prevalecer el poder del triplete para salirse con la suya y, de forma indirecta –como hiciera con su renovación–, servir en bandeja de plata a Bartomeu una nueva arma electoral.

El fichaje de Arda Turan, indiscutible en el ámbito deportivo, levanta suspicacias en pleno proceso electoral del Barça. Fracasado el intento de Braida de fichar a Paul Pogba y desterrado el famoso ‘centrocampista español’ que filtró Bartomeu, la Junta Gestora ha invertido casi 40 millones de euros en la contratación del ya exatlético.

Y lo ha hecho bajo el falaz argumento de que, de no contratarle ahora, Turan se escaparía. Falaz porque un futbolista que asume que no podrá jugar hasta 2016 puede perfectamente esperar once días hasta que el FC Barcelona tenga presidente. Falaz porque, además, la operación incluye una singular cláusula de retorno que permite al Barça echarse atrás antes del día 20 si el nuevo mandatario así lo desea. Eso sí, la broma le costaría al club el 10% del coste del traspaso: 3,4 millones de euros.

Se ha acostumbrado muy peligrosamente el Barça –Luis Suárez aparte– a hacer los fichajes del modo más chapucero que sabe. Ocurrió con Neymar, cuando quienes mandaban en el club (Bartomeu entre ellos) quisieron ser más listos que nadie, y vuelve a ocurrir ahora, cuando no han dudado en presionar a la Junta Gestora (recordemos, salida de la propia directiva cesante) para cerrar la operación con la doble cantinela: lo quiere Luis Enrique y, si no, se escapa.

Ramon Adell, Javier Faus y el resto de componentes de la gestora están jugando claramente a favor de un candidato. Lo hicieron vendiendo a Deulofeu deprisa y corriendo para que los 6 millones de ingresos quedaran reflejados en el balance de la última temporada, y lo hacen gravando a la directiva que entre con una inversión de 40 millones que, entre otras cosas, influirá en el balance en el que se juegan el aval que deberán presentar para acceder a la presidencia. El propio Adell sondeó el sábado a los entonces precandidatos para conocer su opinión y solo uno, Bartomeu, apostó por cerrar el fichaje antes de las elecciones. Aun así, la gestora ha consumado –jaleada por parte de la prensa seria y también por los palmeros– el escándalo.

Arda Turan ya está aquí. Viene a sumar y a mejorar un equipo que en 2015 ha sido una apisonadora, pero llega también a una institución tan singular que se está convirtiendo en el cortijo de unos pocos. Bienvenido al club de los líos.

Foto: FC Barcelona

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos