La Everest Trail Race amplia la aventura y cambia gran parte del recorrido

La carrera va a tener un 75% de trazado nuevo, será más larga y pisará una parte del Himalaya rural no transitado por los turistas durante las dos primeras etapas.

Sin casas y nada que se pueda comprar en un establecimiento en el mejor lugar del mundo para realizar una carrera de montaña. Solo pastores que viven en cabañas. Esto es lo que se van a encontrar los participantes de la novena edición de la Everest Trail Race by The Elements durante las dos primeras jornadas. Después de 3 años donde la organización ha buscado un nuevo recorrido por zonas menos turísticas, este año la carrera lo ha conseguido y llegará a otras más salvajes e inhóspitas. En las ediciones anteriores, si las fuerzas flaqueaban al pasar por un poblado se podía comprar fácilmente un refresco o algo para comer. En esta nueva aventura que empezará el próximo mes de noviembre, la organización sube un peldaño (o quizá dos) el nivel de dificultad con todas las limitaciones que implicará en los corredores y a nivel organizativo. Además, se van a producir cambios en el reglamento en estas dos primeras etapas; para el abastecimiento de agua los corredores necesitarán pastillas potabilizadoras potenciando el espíritu más aventurero que hay detrás de la organización.

Hay más datos que reflejan el mayor grado de exigencia para esta edición renovada: la salida de la primera etapa será a 2.800m de altitud mientras que los años anteriores se empezaba a 1.800m. Un total de 40 km se van a recorrer por encima de los 3.500m de altitud; 23 de ellos entre los 3.800m y 4.100 metros. Y la penúltima etapa con las fuerzas cada vez más justas se recorrerán 19km en el corazón del Himalaya entre los 3.800 y los 4.100m con los corredores siempre geolocalizados. La organización seguirá montando un campamento para poder pernoctar al final de cada etapa, respetando siempre que este punto esté más bajo que la cota máxima alcanzada durante la jornada. La Everest Trail Race by The Elements va a tener 12 km más de distancia que las anteriores ediciones y 500 metros más de desnivel acumulado. En total las 6 etapas sumarán 170 km con 26.000m de desnivel acumulado, 13.500 metros positivos y el techo de la carrera estará en los 4.104 metros de altitud.

Todos estos detalles se han presentado en Barcelona en el Hotel Four Points by Sheraton con la presencia del director de la carrera Jordi Abad y los corredores del equipo The Elements Anna Comet, Manu Vilaseca (segunda clasificada el año pasado) y Gerard “Blacky” Morales que se incorpora al equipo.

Fotos: Ian Corless / Everest Trail Race

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos