Quinta victoria consecutiva para Jordi Gamito que acaricia el triunfo final si mañana no sufre una hecatombe en la última etapa de la Everest Trail Race by The Elements. La nepalí Purnimaya Rai ha conseguido un nuevo triunfo el día que la segunda clasificada Manu Vilaseca del equipo The Elements ha llegado con lágrimas en los ojos.

Precio: EUR 11,30
Precio recomendado: EUR 11,90

Los participantes de la Everest Trail Race by The Elements han tenido el privilegio de poder correr por el regazo de dos ochomiles tan emblemáticos como son Everest y Lohtse durante la etapa de hoy. Han tocado casi con los dedos Ama Dablam. La montaña tiene el título de ser la más bonita del planeta; y han podido transitar entre cimas tan históricas en el mundo del alpinismo como el Tamserku, el Kangtega o el Tawoche. Todo ha sucedido en los 20 km y 3.246 metros de desnivel acumulado de la penúltima etapa de la carrera con la meta en Tyangboche. Seguramente, por todo el cúmulo de sensaciones vividas a lo largo de la jornada una de las frases más repetidas en el campamento ha sido “ninguna otra carrera en el mundo tiene un escenario como este”. Y tienen toda la razón. El esfuerzo que se tiene que realizar para organizar una carrera por etapas como ésta es sublime. También para los participantes que con las fuerzas muy mermadas han tenido que superar dos tramos de ascenso muy duros a estas alturas de la prueba. Por un lado, la subida a Namche Bazar, la capital Sherpa de 600 metros positivos, tras cruzar uno de los puntos más icónicos de la competición: el Hillary Bridge.

Después de mezclarse con el día a día de la capital del mundo Sherpa, los corredores se han dirigido hacia Tyangboche con un descenso de casi 400 metros de desnivel negativo. Para rematar la jornada, han tenido un “bonus track” de subida con 450 metros de desnivel positivo en 2,5 km para cruzar la línea de meta en Tyangboche. El entorno es tan bonito para los sentidos que la vista no deja de procesar información mientras se contempla el indescriptible paisaje que les acompaña con los grandes colosos del Himalaya a su alrededor.

Ayer el líder de la general Jordi Gamito explicaba que no quería arriesgar. Y sin riesgos el corredor del equipo The Elements ha conseguido la quinta victoria de etapa consecutiva. Segunda posición para Joan Soler que hoy ha subido al tercer lugar del podio en la clasificación general desplazando a Eleuteri Adelantado. Mañana en la última etapa Soler tendrá que defender el podio ante el nepalí Pasang Sherpa que le pisa los talones en la cuarta posición a 1 minuto y 49 segundos. En la general, el madrileño Sergio Arias se mantiene segundo a 2 horas y 32 minutos de Gamito. Todo bajo control para el corredor que está muy cerca de escribir una nueva página en la historia de la carrera si mañana gana la competición.

En la categoría femenina no hay cambios en la general. Tercer triunfo para la líder de la carrera, la corredora nepalí Purnimaya Rai. Segundo lugar para Manu Vilaseca que ha cruzado la meta muy emocionada. Le han saltado las lágrimas cuando ha llegado al paraíso donde está situada la línea de meta. Tercer lugar para la británica Rebecca Ferry. Hoy sin ninguna duda la etapa ha generado emociones a ras de piel. Se han fusionado las que viven los corredores y las emociones de la organización por la presión, sufrimiento y esfuerzo acumulado por todo el mundo. Es por ello que muchos corredores y corredoras como Manu Vilaseca han llegado con lágrimas en los ojos mientras observaban el maravilloso entorno. Cuando han llegado nos contaban que la carrera es incomparable e indescriptible. Les ha costado definirlo con palabras porque ¡Hay que vivirlo!. Mañana se termina la carrera con la sexta etapa. La Everest Trail Race by The Elements llegará a Lukla tras 30 km y 5.243 metros de desnivel acumulado.

Foto: Ian Corless