Hoy por ti, mañana por mí

dn

Según adelantó la otra noche El Larguero de la Cadena Ser, el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, ha ido recogiendo firmas entre sus homónimos de los clubes para solicitar el indulto de José María del Nido. Hasta el momento, los máximos dirigentes de Betis, Málaga, Osasuna y Athletic Club han negado haber firmado tal documento y es de esperar que no sean los últimos en salir al paso respecto a una información que los deja en bastante mal lugar de ser cierta. No es lo mismo ponerse al lado de un imputado -al fin y al cabo, de un imputado aún no se ha dirimido su culpabilidad- que de un condenado en firme.

Este hecho, que no hace más que reafirmar el asqueroso corporativismo entre los que mandan en este tinglado, marca un nuevo mínimo en la ya de por sí vergonzosa presidencia de Villar al frente de la RFEF. Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional y tan apasionado al parecer en desvelar delitos de compra de partidos, parece no ser tan intolerante con el fraude, la malversación de fondos públicos y la prevaricación, delitos todos ellos por los que Del Nido ha sido condenado a siete años de cárcel. Delitos que, en los tiempos en los que nos encontramos, no deberían gozar en absoluto de ningún tipo de comprensión ni condescendencia, sino de la más impasible repudia y castigo.

De la Federación tendría que haber salido un escrito firmado por todos los presidentes reprobando los actos cometidos por el que fue presidente del Sevilla. Eso es lo que habría cabido esperar, algo lógico y consecuente con la sociedad en la que nos encontramos, exasperada de ver como los telediarios abren día sí y día también con corrupción. Sin embargo, han tenido la poca vergüenza, la mínima decencia y el más absoluto descaro en firmar un documento que representa todo lo contrario: una palmadita en la espalda al corrupto, al que ha robado y ha sido condenado por ello (uno de los pocos que recibe su merecido, dicho sea de paso). Cada uno, Villar el primero, tiene sus pufos bajo la alfombra que quizá algún día salgan a la luz y una ayudita nunca viene mal. Ya se sabe: hoy por ti, mañana por mí.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos