Herr Pep, un año de Guardiola en el Bayern

El vestuario de un equipo de élite suele ser un coto cerrado para los periodistas. Nadie ajeno al funcionamiento interno del grupo suele tener acceso a su día a día, lo que hace crecer hasta el infinito la mística y el misterio entorno a ese recinto sagrado. “Her Pep” (Ed. Córner), el libro de Martí Perarnau que ayer vio la luz y que recoge el primer año de Pep Guardiola al frente del Bayern de Múnich es, en este sentido, una rara avis. Y eso, unido a que el entrenador de Santpedor despierta de todo menos indiferencia, lo convierte en una lectura indispensable para quienes amamos el fútbol.

Cuenta el autor que la experiencia ha sido posible seguramente gracias a la intermediación de Manel Estiarte y a que Guardiola siempre le vio más como deportista (Perarnau fue atleta olímpico en Moscú’80) que como periodista. El resultado de esa estancia es un libro de 400 páginas que destilan fútbol y que dejan ver claramente la personalidad del técnico, el modo en que fue recibido en la capital bávara, la relación con sus jugadores, sus éxitos y también sus fracasos, como el 0-4 frente al Real Madrid que el propio Guardiola califica como “una gran cagada, la peor cagada que he cometido como entrenador”.

En la presentación del libro que tuvo lugar ayer en Barcelona, Perarnau explicó que “Guardiola es transparente y se comporta igual en público que en su despacho o los campos de entrenamiento. No ha creado un personaje ni una máscara y no creo que ahora, con 43 años, lo haga”. Pep es un obseso del trabajo, al que dedica una gran cantidad de horas que acaban por llevarle al famoso vacío al que responsabilizó de su salida del Barça y que, según, Perarnau, es probable que ocurra también con el tiempo en el Bayern. “No veo a Guardiola como Ferguson, entrenando 27 años en un club”, afirma.

De la lectura de “Herr Pep” se desprenden mil matices, entre ellos que “el entrenador no manda tanto como pensamos; manda, pero hasta un cierto punto”, y dos ejemplos de ello son la realización de los entrenamientos a puerta cerrada –muy poco habituales en Alemania, donde todo se orienta hacia al aficionado– o la salida de Toni Kroos con destino a Madrid, que se ejecutó en contra de los deseos de Guardiola.

Más allá de las filias y fobias que despierta Pep Guardiola –sobre todo entre el barcelonismo, quién lo iba a decir–, “Herr Pep” tiene pinta de convertirse en un libro de referencia no sólo para los amantes del fútbol, sino también para el periodismo (en tanto que pionero) y para los aficionados, que por primera vez en nuestro país conocerán cómo funciona un vestuario por dentro. Una lectura imprescindible.

Foto: FC Barcelona

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos