La gira oriental de Florentino

florentino_perez_con_jeques_thumbnail_628x250 (620 x 247)

Desde hace un tiempo venimos contando la peculiar forma de hacer negocios de Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid y de la empresa constructora ACS. Tras hablar del extraño fichaje de Illarramendi, de los numerosos traspasos turco-alemanes de hace 3-4 años o el desafortunado recuento de camisetas vendidas de James, estos días le toca el turno a Oriente Medio.

El viaje por el pasado blanco reciente que nos propone la cuenta de Twitter @florentinonews —que recopiló los enlaces que aquí se ofrecen— nos lleva a febrero de 2012: Hochtief, constructora alemana controlada por ACS, se hace con las obras en Dubai del mayor hotel de Oriente Medio. Un mes después, el negocio se amplía con un proyecto de desarrollo urbano en Port Saceed que incluye hoteles, apartamentos, oficinas y centros de convenciones. En total, más de 1.000 millones de euros. Como otras tantas veces, es la ocasión perfecta para tirar del club de fútbol y afianzar la presencia de Florentino y sus empresas allá donde los negocios lo requieran. Apenas dos semanas después de las mencionadas adjudicaciones, se presenta el proyecto del Real Madrid Resort Island, una isla-parque temático del club blanco en los Emiratos Árabes Unidos. Un puerto deportivo con la forma del escudo del club, un estadio de fútbol con un lateral abierto al mar… y hoteles, muchos hoteles, bungalós, centros comerciales… “El fútbol como herramienta fantástica para unir a los pueblos con un deporte que forma parte de la vida cotidiana en prácticamente todo el mundo“, según palabras del propio Florentino Pérez.

El fondo de inversión RAK Marjan Island Football iba a ocuparse de la financiación. Como brillante colofón, nada más terminarse la temporada, el presidente obligó a todo el equipo, estrellas incluidas, a jugar un partido en Kuwait. A ninguno le hizo gracia tener que jugar aquel partido recién ganada la Liga y a punto de comenzar la Eurocopa, pero es que el fútbol no era lo importante del viaje. Además de ingresar 3 millones de euros por el bolo, Pérez aprovechó para ultimar en el mismo palco los detalles de las operaciones urbanísticas antes mencionadas, confirmar a Fly Emirates como el principal patrocinador del club para la temporada siguiente y para cerrar en unos 50 millones de euros anuales la estimación de ingresos por el Real Madrid Resort. Mientras tanto, Di María anotaba el primer gol del partido a pase de Özil, y luego Cristiano celebraría el 2-0 definitivo como si la selección de Kuwait fuese la Naranja Mecánica del 78.

Poco después, mientras unos estaban jugando en Polonia o Ucrania y otros de vacaciones, el trinomio Pérez-ACS-Hochtief no descansaba. Aprovechando las relaciones fraguadas con varios jeques árabes durante la estancia del club de fútbol en Kuwait, Hochtief entraba a formar parte de un proyecto de construcción de 500.000 viviendas en Arabia Saudí y de otro para erigir una isla artificial en Abu Dhabi. Al tiempo, el grupo de inversiones encargado de financiar la isla museo del Real Madrid seguía buscando capital.

En octubre salta la liebre: el megalómano proyecto blanco en Oriente peligra por falta de fondos. La financiera RAK Marjan sigue sin reunir el dinero necesario para realizar las obras y el Real Madrid sigue sin recibir las cantidades prometidas. En cambio, los negocios de Florentino, impulsados gracias al Real Madrid y a la promesa de la realización del resort, van viento en popa: en primavera consiguen más contratos de obras para construir en Abu Dhabi dos islas artificiales con oficinas y plantas de tratamiento de residuos para una de las principales petroleras del país. En verano de 2013 ya se confirma lo que era un secreto a voces: la Real Madrid Resort Island se aplaza de manera indefinida.”Queríamos una base en los Emiratos Árabes Unidos para acercarnos más a nuestros fans de Asia, pero no va a ser posible por ahora“, se justificaba Florentino Pérez.

De nuevo, todos los recursos del club de fútbol se pusieron a disposición de ACS y no recibió a cambio lo esperado. Habrá que ver si Ancelotti saca tanto rendimiento de James Rodríguez y de Chicharito Hernández como el que se prevé que ACS sacará de los gobiernos colombiano y mexicano, respectivamente, por diversas obras de infraestructura y transporte. Pero eso es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos