El Benfica marca un golazo a Florentino

Eduardo Salvio, volante argentino que el Benfica fichó al Atlético de Madrid hace dos años por 11 millones de euros, está cerca de convertirse en nuevo jugador del Zenit de San Petersburgo, que pagaría por su incorporación al club portugués alrededor de 30 millones. La operación, que no dejaría de ser una de tantas en el mercado de traspasos, descubre sin embargo la argucia tramada por Luis Filipe Vieira, presidente del club portugués, para engañar con todas las de la ley a Florentino Pérez y al Real Madrid con Ezequiel Garay como protagonista.

El pasado verano el central argentino fue uno de los futbolistas de los que más se habló. Se le situó en la órbita del Manchester United, del Bayern de Múnich, la Roma e incluso del FC Barcelona por cuanto se le consideró uno de los mejores elementos en su posición. A pesar de que su valor (según el portal especializado Transfermarkt.de) estaba cifrado en 20 millones de euros, se conoció que el Benfica pedía por su venta no menos de 35… Y curiosamente el primero de julio el club portugués anunció su traspaso al Zenit por solamente 6. Una sorpresa mayúscula que con el paso del tiempo ha descubierto la realidad del caso.

A Garay, fichado por el Real Madrid al Racing de Santander en julio de 2008 por 10 millones de euros, le traspasó Florentino Pérez al Benfica por 5,5 millones en julio de 2011, incluyendo en el trato una cláusula por la cual el club madridista tendría derecho a cobrar la mitad de lo que ingresase el Benfica en una futura venta del jugador. Así, de ese valor lógico de 20 millones, Florentino ya se aseguraba automáticamente 10 consiguiendo que los 4,5 de pérdida entre lo pagado y lo cobrado en su día por el jugador se convirtieran en 5,5 de beneficio. Y, además, anulando buena parte de la pulsvalía que pudiera conseguir el club portugués.

El Madrid cobra 7 millones de euros del Benfica por el traspaso de Garay al Zenit‘ publicó la prensa española en julio elogiando el excelente carácter negociados del presidente Pérez… Y desapareciendo el tema del plano en cuanto el club portugués comunicó a la Comisión de Valores Mobiliaros de Portugal que el precio cobrado por el central había sido de 6 millones de euros, por lo que en realidad al Madrid le correspondían 3 millones, que sumados a los 5,5 de su traspaso en 2011 ascendían a 8,5. Por debajo de los 10 pagados en su día.

La operación entre Benfica y Zenit, absolutamente legal, fue en realidad una trampa mayúscula, un engaño en toda regla al Real Madrid por cuanto ya entonces se empezó a rumorear que en un plazo de tiempo no muy lejano habrían más operaciones entre el club portugués y el ruso. Y fue al cabo de dos meses, a finales de agosto, cuando apareció el primer ejemplo, al hacerse oficial el traspaso del belga Witsel por 40 millones de euros. Su valor en Transfermarkt.de se cifraba en la mitad. Curioso.

Y ahora llega el golpe definitivo. Se especula con que Eduardo Salvio pasaría del Benfica al Zenit en el mercado de invierno o al acabar la temporada y que por su traspaso el club portugués ingresará 30 millones, a pesar de que su valor real es apenas de la mitad. Y no es difícil adivinar que esas diferencias se establecen por Garay, por quien el Benfica pretendía ingresar 35 millones sin tener que compartir ningún tipo de beneficio con el Real Madrid.

Luis Filipe Vieira le marcó un gol por toda la escuadra a Florentino Pérez con Garay, sí… Y a través de este caso queda al descubierto, una vez más, la jungla en que se ha convertido el mundo del fútbol profesional, donde las trampas y negocios turbios, con representantes asociados con presidentes, hacen sus negocios de manera cada día más descarada.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos