Federer y Nadal, los bajitos de la clase

Después del apoteósico fin de semana de la Copa Laver, con la que los mejores aficionados volvieron a frotarse los ojos viendo la complicidad que existe entre los tenistas, una de las muchas conclusiones que se pueden extraer es que dos de los que acudieron, Rafa Nadal y Roger Federer, ni son los más altos de la clase ni son los mejores sacadores. Pero no por ello dejan de ser los que más entorchados atesoran de los doce tenistas que jugaron en Ginebra. Y los más aclamados, de ahí la decepción al no poder verlos juntos en el dobles que debían disputar el domingo.

Rafa y Federer miden lo mismo, 1.85. En la Copa Laver hubo hasta siete jugadores más altos que ellos, con Isner como “torre” del torneo (208 centímetros de altura). Solo acudió un jugador más bajito que el español y el suizo, Fognini, que llega al 1.78.

Con esas alturas es normal que Rafa y Federer se vieran rodeados de esos jugadores que promedian muchos aces por partido. Fritz, Tsitsipas, Zverev y, sobre todo, Kyrgios, Raonic y el propio Isner suelen lograr entre 7 y 16 saques directos por partido, nada que ver con los tres aces que cosecha de media Nadal.

Sí. Son más altos. Y mejores sacadores. Jugadores propios de estos tiempos. Pero el talento, la paciencia y el esfuerzo que desgranan el español y el suizo los deja en la cúspide de la clasificación de títulos conseguidos. Lejos, lejísimo de sus espigados compañeros. De hecho ninguno de los tenistas que acudieron a la Copa Laver sabe lo que es ganar un Grand Slam excepto Roger y Rafa, que atesoran 20 y 19 respectivamente. Y si miramos las estadísticas de los Masters 1000, más de lo mismo. 35 para el mallorquín, 28 para el de Basilea. Y, por detrás, Zverev lleva tres mientras que Isner, Sock, Thiem y Fognini tienen uno cada uno.

Lo dicen los entrenadores. El futuro del tenis pasa por jugadores hábiles en pista rápida. Grandes sacadores. Grandes en altura. La duda reside en si esos talludos jugadores llegarán al universo de quilates que han dibujado Federer y Nadal. O si será un techo inalcanzable.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos