80-70. Borrón del Barça en Berlín

El Barça de Xavi Pascual perdió por 80-70 en su visita al Alba de Berlín, iniciando así con mal pie su camino por el Top-16 de la Euroliga de baloncesto. El equipo catalán deberá corregir ese tropezón venciendo en alguna de las canchas más duras del continente.

En el minuto 7 de partido el Barça ganaba 5 a 19 y habían anotado ya los 5 jugadores del quinteto inicial. Sumaba fácil y defendía bien. Si a alguien se le ocurre pensar en ese instante que el Barça perdería el partido hubiese sido catalogado de cenizo. Si además hubiese afirmado que haría el ridículo, la llamada a urgencias para ingresarlo por locura transitoria habría sido inmediata.

Pero lamentablemente sucedió. El equipo de Pascual repitió la actuación del pasado martes en la cancha de Obradoiro y se pareció poco o nada a lo visto contra el Madrid. Perdió 80 a 70, incapaz de atacar con claridad más allá de lo que a Marcelinho se le ocurría. Ni balones dentro, ni movimiento o cortes sin balón. Sin acierto en el tiro, sin actitud en defensa. Nada. Lógicamente, cualquier equipo decente ante semejante panorama lo aprovecha para pasar por encima del adversario.

El rebote era alemán en las dos canastas. Así, con dos y hasta 3 oportunidades, el Alba iba anotando mientras el Barça estaba seco en ataque. Tanto, que se pasó los últimos cinco minutos del tercer cuarto sin meter un solo punto. El parcial fue de 11 a 0 y se terminó el encuentro, ya que el último cuarto dio comienzo con una ventaja de 13 puntos para los locales.

¿Era remontable? Sí, pero no para el Barça que saltó a la cancha en Berlín. A ese Barça le faltaba ánima, sangre y pasión, todos los ingredientes que se destacaban incluso en los malos momentos. Y la culpa no es solo de los jugadores, incapaces de recuperar la concentración cuando el rival había entrado en el partido.

Pascual no ayudó con su dirección desde el banquillo. Penalizó los errores iniciales a Hezonja o Nachbar cuando saltaron a cancha y no supo reactivar al equipo cuando, desde el segundo cuarto, se veía que la dinámica estaba alejada de ser la más adecuada para ganar. En definitiva, no supo corregir lo que sucedió contra el Obradoiro.

La derrota es más importante de lo que parece, ya que el Alba es la cenicienta del grupo. Ahora habrá que ganar en alguna de las pistas duras si se quiere estar en las dos primeras plazas Top-16. Aunque, por lo visto esta semana, quedar entre los 4 primeros ya sería un premio.

Por fortuna, sabemos que este equipo da para mucho. Solo cabe esperar que lo de esta semana sea un triste borrón, pero un borrón al fin y al cabo.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos