El estilo es (in)negociable

Echando la vista atrás, no demasiado, uno recuerda los equipos del Barça que han hecho historia colocando al club en el Olimpo del fútbol. Son 4 Champions, conseguidas en los últimos 21 años, que han dado como para 3 equipos de leyenda: el de Cruyff, el de Rijkaard y el de Guardiola.

Cruyff fue el primero en armar un gran equipo que llegó a lo más alto en su cuarta temporada a los mandos. Rijkaard, en su tercera temporada, se hizo con la segunda. Y Guardiola consiguió las otras dos, una en su primera temporada –la del triplete- y la última dos temporadas más tarde.

En el imaginario colectivo queda ya para la historia el excelente juego de toque que los tres entrenadores supieron imprimir a sus equipos campeones durante las temporadas triunfales. Un estilo que quedó sellado a fuego tras el paso del Cruyff entrenador, que se asentó con Rijkaard, que se sublimó con Guardiola y que hoy en día se ha bautizado como tiki-taka.

Lo que a menudo no se recuerda es una variante muy concreta que esos equipos –tal vez menos el de la última Champions de Guardiola- utilizaban durante la temporada, y que ahora Gerard Piqué ha subrayado en una entrevista concedida a «La Gazzetta dello Sport».

«Ahora ha llegado el Tata, que viene de fuera, que comparte la misma idea del fútbol, la de la posesión del balón, pero que nos está mostrando opciones diferentes. Se trata de algo muy positivo porque nos ofrece variantes. Cuando nos presionan, hacer un par de pases largos no es negativo, sirve para cambiar el juego, oxigenar, evitar que nos aplasten y nos dejen sin salida», afirma Piqué en el diario italiano.

De entrada las declaraciones pueden sorprender. Más cuando para muchos el estilo de toque del Barça es innegociable. Pero si repasamos veremos que una cosa no excluye la otra, que el tiki-taka no tiene porque desterrar el pase largo, y que Piqué tiene poca memoria, pues en la primera Champions de Guardiola, con Márquez en el equipo –aunque no jugara la final por lesión- se utilizaba.

¿Quién no recuerda los excelsos pases en largo de Koeman a Stoichkov para salir desde atrás y crear una jugada de gol? Esos en los que el balón, desplazado por el aire, no rodaba para congratulación de la marca anunciante del esférico. Sí, era durante la etapa del Dream Team que maravilló a todos y que culminó con la primera Copa de Europa para el Barça. Y, sí, aquel equipo genial tenía siempre la variante del pase en largo que le ofrecía Koeman cuando no había salida por otro lado.

¿Y los de Márquez a Ronaldinho, Eto’o o Henry? Esos que hasta hace bien poco se repetían en los New York RedBull entre el mejicano y el francés. En la Champions de Rijkaard y la primera de Guardiola Márquez fue pieza fundamental durante el curso futbolístico, no solo por su calidad para sacar la pelota jugada desde atrás, sino también para ofrecer esa otra variante de pase en largo.

Piqué habla de variantes y el aficionado pone el grito en el cielo porque se lo toma como un cambio de estilo. Pero nada más lejos de la realidad, mientras sean sólo eso, variantes. Para muestra lo anterior.

FOTO vía www.cadenaser.com

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos