Esperando al Barcelona

Cuando se esfumó la posibilidad de firmar a Vassilis Spanoulis, si es que alguna vez existió, el Barcelona demostró cintura y se movió para confeccionar un equipo con garantías. Spanoulis iba a ser la piedra angular de un gran proyecto, el jugador con más peso en un equipo que no iba a contar desde el inicio de temporada con Juan Carlos Navarro -convaleciente de una operación en el tobillo- ni con Erazem Lorbek, el mejor jugador de la Liga hace dos temporadas, pero que como Navarro había sufrido un calvario en el último año.

Curiosamente, lo que iba a ser una gran apuesta por el juego exterior con Spanoulis, se convirtió en un diseño diferente de la plantilla con fichajes de jugadores interiores y el interés centrado ahora en el alero griego Kostas Papanikolaou, quien con 22 años ha conseguido levantar ya dos Euroligas. Pagó el Barça por él 1,5 millones de traspaso a Olympiacos, la operación subió hasta los 5,5 millones de euros por los 1,8 millones brutos por temporada que cobra de ficha el jugador. Su fichaje era la respuesta al adiós de Pete Mickeal, aquejado de un nuevo problema físico y que ha puesto punto y final a su brillante trayectoria en el Barça.

Papanikolaou fue la gran apuesta, uno de los cinco fichajes realizados. También firmó el Barça a Maciej Lampe, un pívot de contrastada calidad, que ha vivido sus mejores días en el Baskonia, y ofrece buen tiro a media distancia y contundencia en el rebote. Contrató Xavi Pascual a Joey Dorsey, un pívot con un físico imponente, dominador bajo los aros e intimidador. Decidió el técnico que Boki Nachbar, un veterano ala-pívot esloveno, era el hombre ideal para abrir el campo con sus tiros exteriores y facilitar espacios para Ante Tomic; y sorprendió a todos con la llegada de Jacob Pullen, un ‘combo-guard‘ (un base que puede jugar de escolta) jugón con buen tiro y gran asistente que tenía que ser el desatascador de partidos.

La realidad ha sido otra. El Barça, por un motivo o por otro, ha sido un equipo sin alma desde el primer partido de la temporada. Los mejores jugadores estadísticamente son Ante Tomic y Marcelinho Huertas (en la Liga ACB) y el croata y Dorsey en la Euroliga. Al Barça le falta coraje y automatismos, continuidad en su juego, un punto de tensión y, sobre todo, regularidad, porque solo así se puede entender las victorias frente al CSKA o en Belgrado o las derrotas en Mirabilla o ante Obradoiro.

Una lectura estadística nos ofrece las carencias del equipo. Tomic es el mejor en la Liga y en la Euroliga (16 de valoración; 10,6 puntos y 7 rebotes en la ACB por partido; 12,7p y 5,5r en Europa). Tras él, Marcelinho Huertas es otro de los destacados (10,3p; 4,4 as 11,6 valoración en ACB) junto con Dorsey (7,2p; 6,3 r y 12,5 val en Europa). Navarro, fuera de ritmo, está mejor en la Euroliga que en la competición doméstica y cuando ha brillado (por ejemplo en la victoria ante el CSKA) ha contagiado al resto del equipo.

Estadísticamente Dorsey, llegado del Gaziantep turco, es el mejor fichaje en este inicio de curso, a pesar de que sus números no son nada extraordinarios en la ACB: 5,5p y 5,3 r (8,4 val). El año pasado, el estadounidense firmaba dobles figuras de promedio (15,7p y 12,5 r -20 val) en la Liga turca.

El resto de fichajes está también muy por debajo de lo esperado. Papanikolaou firmó con Olympiacos 9,2p, 4.1 r y 12,6 val en la Liga; y 8,7p; 4.4 r y 11,7 en la Euroliga; ahora sus números no van más allá de los 7,3p y 3 r (7,1 val) en Liga; y los 7p y 4,8 r (9,2 val) en Europa; Nachbar promediaba 13,4 p (9,6val) con Brose Basket en la Liga y 16,1 (13,8 val) en la Euroliga; lejos de los 6,7 p (2,7 val) en Liga y los 4,7p (0,7 val) en Euroliga de ahora.

¿Y Pullen? Se salió en el modesto Oknoplast italiano -en ocho partidos (22,4p 17,3val)- y promedió buenos números en el Hapoel (12,6p, 4 as y 11,7 val). Ahora Jacob apenas juega, aunque está mejor en Europa (7,5 p 2 a y 7,5 val) que en la ACB (3,1p 1,3 val).

El único que ofrece números similares al del año pasado es Lampe. El polaco, a pesar de que no parece nada integrado en la dinámica del equipo, suma 9,6 puntos y 4 rebotes en la ACB (11 val); y 9.8p y 5,2 r (11.5) en la Euroliga, números muy parecidos al del año pasado en el Baskonia.

Xavi Pascual necesita recomponer a su equipo, anímica y tácticamente. Alex Abrines es una de las sorpresas positivas del Barça, pero en general es una cuestión de carácter. Esperan los azulgrana recuperar al mejor Navarro y añadir calidad con el inminente regreso de Lorbek, lesionado todo el año pasado, sometido este verano a una operación en la rodilla y en la recta final de su recuperación. A Lorbek se añadirá Brad Oleson, también lesionado en el inicio de curso.

En el Palau Blaugrana se mira de reojo y con preocupación el imponente estado de forma del Real Madrid. Mientras tanto, Spanoulis sigue decidiendo partido y los azulgrana siguen aletargados. El Barça no está, seguimos esperando.

 Estadísticas acumuladas del equipo en la Liga ACB y en la Euroliga.

 estads

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos