Empieza la NBA: Así está el Oeste

Oklahoma, campeón de su división los últimos cuatro años, sigue basando su potencial competitivo en el trío que forman Durant –estará ausente en las primeras seis semanas– Russell Westbrook y Serge Ibaka. Si logra mantener a los tres sanos, los Thunder son favoritos para aspirar al primer título de su historia, especialmente tras la marcha de Lebron en Miami y por el progresivo envejecimiento de los Spurs. En cuanto a las novedades, Anthony Morrow –uno de los mejores triplistas de la NBA– sustituye al suizo Sefolosha en la posición de escolta. Los jóvenes Reggie Jackson, Jeremy Lamb y Steven Adams deberán asumir más protagonismo esta temporada.

Después de ganar 62 partidos en la temporada pasada y de tomarse la revancha en la Final ante los Heat en cinco partidos, San Antonio vuelve a ser un claro aspirante a su sexto título NBA. Con Duncan (38 años), Ginobili (37) y el incombustible Parker como director de juego, los texanos mezclan esa veteranía con la juventud del ya asentado Kawhi LeonardMVP en la Final contra los Heat– y la generosa aportación del polivalente Diaw. La única novedad en el roster de San Antonio es la del rookie” Kyle Anderson, pívot proveniente de UCLA. Splitter y Belinelli completan una plantilla en la que el conjunto está muy por encima de las individualidades.

Los Blazers tienen un núcleo de jugadores preparados para competir por el título. Con un balance de 54 victorias el año pasado, Lillard y Aldridge son las dos puntas de lanza ofensiva de este joven equipo, con Wesley Matthews como acompañamiento en ataque. El francés Batum y el “cinco” Robin López aseguran el rebote y las ayudas defensivas que precisa Lamarcus Aldridge, un auténtico coloso en la pintura.

Otra de las franquicias con opciones de llegar lejos en los playoff son los Grizzlies de Marc Gasol. Basan su filosofía de juego en la intensidad defensiva, lo que les ha valido para consolidarse como uno de los mejores equipos de la NBA. El año pasado les penalizó la lesión de Gasol en las eliminatorias, que junto a Randolph forma una de las parejas más rocosas y dominantes en el juego interior. Este año han sustituido a Mike Miller por el vetarano Vince Carter y añaden a su plantilla dos proyectos interesantes como Jordan Adams y Jarnell Stokes, ambos seleccionados en el Draft. Junto a Gasol y Randolph, la personalidad de Tony Allen es esencial en el equipo en tareas defensivas. Mike Conley y Courtney Lee son excelsos anotadores y la verdadera amenaza desde el perímetro.

Los Rockets afrontan la nueva temporada con la pérdida de jugadores como Parsons, Jeremy Lin y Omer Asik. La significativa baja de Parsons ha sido bien cubierta con el fichaje de un Trevor Ariza que viene de cuajar una excelente campaña en Washington. El resto de incorporaciones son los ex barcelonistas Joey Dorsey, Papanikolau, un agente libre como Jeff Adrien y un primera ronda del draft: Clint Capela. La base del equipo se cimenta en sus dos estrellas, Harden y Dwight Howard, con Ariza, Terrence Jones y Beverley armando un quinteto titular que aspira a meterse en los playoff.

Los Pelicans de New Orleans están contemplando la eclosión de un jugador con potencial para dominar la NBA en los próximos años: Anthony Davis. Tal y como demostró este verano en el Mundial de Baloncesto, tiene la presencia, versatilidad, capacidad atlética y lectura del juego necesaria para triunfar por todo lo alto. El fichaje de Asik como center, el de Salmons como cuatro y el talento de Eric Gordon y Tyreke Evans apuntalan las expectativas de playoff de una franquicia con dinámica perdedora.

El nuevo proyecto de Dallas tiene como principal protagonista a Chandler Parsons, que abandona los Rockets para erigirse en principal escudero de Nowitzki en los Mavericks. Junto con los fichaje de Tyson Chandler, los bases Raymond Felton y Jameer Nelson y el ya consolidado Monta Ellis, tendrán difícil el acceso a unos playoff muy disputados en el Oeste.

Los Timberwolves han perdido a su jugador franquicia, Kevin Love, sustituyéndolo por los dos últimos número 1 del draft: Anthony Bennett y Andrew Wiggins. Es un equipo joven que sigue confiando en la dirección de Ricky Rubio y en la contribución anotadora en la pintura de Thaddeus Young y Nikola Pekovic. El escolta Kevin Martin es la mejor opción desde el perímetro para los de Minnesota.

Lejos del nivel de hace dos años –cuando lograron 57 victorias– los Denver Nuggets recuperan este año a su escolta y mejor anotador, Arron Afflalo, amén del italiano Danilo Gallinari, ausente por lesión durante toda la temporada pasada. La consolidación en el pasado Mundial de su atlético pívot Kenneth Faried y la presencia del base Ty Lawson –casi 18 puntos y 9 asistencias por partido– deben también ayudar a revertir el récord negativo de la plantilla en la temporada pasada.

En el Pacífico nos encontramos con unos magníficos Clippers que han apuntalado su plantilla con las adiciones del agente libre Spencer Hawes y de un Jordan Farmar que viene a cubrir la vacante dejada por Darren Collison. El escolta JJ Redick, Matt Barnes en la posición de tres y el poder intimidatorio del center DeAndre Jordan completan un formidable equipo capitaneado por sus dos jugadores franquicia: Chris Paul y Blake Griffin.

Bajo la dirección de Steve Kerr, Golden State tiene como objetivo mejorar su primera ronda de playoff del año pasado. Han compensado la marcha de Steve Blake y Jordan Crawford con los fichajes de Barbosa y Livingston. Stephen Curry y Klay Thompson son los dos mejores triplistas de la NBA –484 triples entre ambos– tal y como dejaron patente en el pasado Mundial. David Lee y Bogut son su pareja dominante en el juego interior y Andre Iguodala ha sacrificado su media anotadora en beneficio de los intangibles del equipo, demostrando también que es uno de los mejores defensores del campeonato.

En los Phoenix Suns han sustituido a Channing Frye por Anthony Tolliver y se han hecho también con los servicios de Zoran Dragic, hermano de Goran. Mantienen a las otras dos parejas de hermanos–los gemelos Morris y los Plumlee– y han renovado por cinco años a Eric Bledsoe, el jugador con más peso en ataque junto con Goran Dragic.

Poco hay que decir de los Lakers. Con la marcha de Pau Gasol, la baja de Nash y la incógnita del estado de forma de Bryant, los deja en una situación precaria para competir. Su caras nuevas son Boozer, Jeremy Lin y la séptima elección del pasado draft: Julius Randle. Quizás la única motivación de éste año sean los 592 puntos que separan a Bryant de Michael Jordan para convertirse en el tercer máximo anotador de siempre.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos