El Barça, campeón de la ACB

El Barça se ha llevado la Liga ACB más inesperada tras derrotar en el cuarto partido al Real Madrid (83-81) en un encuentro muy tenso que se decidió por un par de detalles, ambos protagonizados por Maciej Lampe, autor de un triple a 21 segundos y de arrastrar una bola sobre su aro con empate en el marcador.

Los de Xavi Pascual tenían su oportunidad y no la desaprovecharon. Basados en un soberbio Ante Tomic (22 puntos, 9 rebotes, 28 valoración), los azulgrana se mostraron superiores, pero como no podía ser de otra forma sufrieron en un partido muy enredado, especialmente tras la expulsión de Pablo Laso por dos técnicas.

Dominó el Barça durante todo el partido. Solo tuvo el Real Madrid dos ventajas (0-3 y 4-5), pero equilibró el encuentro cuando se apuraba el tiempo. A los azulgrana, que contaron con cómodas ventajas en el segundo y el tercer cuarto, les penalizó demasiado las pérdidas de balón –hasta 23– lo que dio vida a los blancos, que solo creyeron en la victoria al final, con el último estertor de un desaparecido Mirotic y un combativo Rudy Fernández.

El decimoséptimo título del Barça, el cuarto de la etapa de Xavi Pascual y el octavo de Juan Carlos Navarro, quedó encarrilado en un partido épico.

A pesar de la gran salida de Rudy, los azulgrana con Navarro, Nachbar y Tomic se pusieron ocho arriba (18-10) y las ventajas se movieron en torno a los diez puntos, aunque unos buenos minutos de Mejri recortaron la diferencia al término del primer cuarto (25-19).

Los mejores minutos de los locales se vivieron en el segundo cuarto. Control del rebote y acierto exteriores. La ventaja creció hasta los 12 puntos (45-33), pero entonces otro interior, Bourousis, empezó a sumar y su equipo a descontar y conseguir un parcial 0-8, por lo que en el ecuador del partido todo seguía muy apretado (47-42).

Se acercó el Madrid en el inicio del tercer cuarto (49-47), pero entre Nachbar y Tomic volvieron a darle aire a su equipo que volvió a escaparse (58-49). Fue el momento del ‘show‘ de Pablo Laso, expulsado por doble técnica al quejarse airadamente del arbitraje.

laso

Su equipo estaba muerto (61-49), pero como suele ocurrir en estas circunstancias, el arbitraje cambio de signo y a los jugadores del Barça se le empezó a encoger la muñecas.

Forzó el Real Madrid que recuperó nueve puntos (del 71-61 al 73-72) con 4:20 para el final y entonces empezó el juego de los errores. Con empate a 76-76, Lampe arrastró un tiro de Llull que entraba y el polaco, que hasta entonces poco había aportado, anotó un triple a 21 segundos (79-76).

Esa canasta marcó el punto de inflexión. El Madrid tuvo una opción, pero el tiro de Sergio Rodríguez no entró y Abrines y Oleson no fallaron desde el tiro libre.

La victoria del Barça es el triunfo de la fe. Después de una temporada en la que ha ido a remolque, ha sido capaz de llevarse el título liguero, una Copa que no debe servir para esconder algunos de los errores de planificación cometidos.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos