El Sunderland de Poyet se va de copas

Tras ser despedido en junio del año pasado del Brighton & Hove Albion, Gustavo Poyet albergaba escasas esperanzas de volver a ocupar un banquillo en la presente temporada. Cuando prácticamente tenía asumido que este sería un año de transición en su carrera de técnico, surgió la oportunidad de dirigir al Sunderland. El equipo entrenado por el controvertido italiano Paolo di Canio era colista de la Premier League y había logrado un solo punto en los siete primeros partidos disputados. Ellis Short, presidente de los “Black Cats”, aludió a la experiencia, compromiso y pasión del charrúa para justificar su contratación y al firme objetivo de sacar el equipo adelante en el corto plazo.

La herencia que le dejaba Di Canio era complicada: un vestuario partido, sin confianza y sumido en una dinámica horrorosa de resultados. Al ex zaragozista le tocó arremangarse y regenerar una plantilla que había perdido toda la confianza en su juego. Se trajo a Ustari, Scocco, Vergini, Marcos Alonso (cedido hasta el final de esta temporada) e incluso contrató, en el último día de mercado, a su ex pupilo y mediocentro de referencia en el Brighton: Bridcutt.

El lavado de cara empezó a ser evidente desde el principio. Una contundente victoria en el derby ante el Newcastle que rearmó la autoestima del equipo para los posteriores duelos –coronados con victorias– ante el Manchester City, Chelsea (en la Copa de la Liga) y Everton. Esta concatenación de resultados les colocó, por primera vez desde el pasado mes de agosto, fuera de los puestos de descenso.

También la épica tenía reservada una grata sorpresa al conjunto del norte de Inglaterra. El pasado 22 de enero se clasificaron para la final de la Copa de la Liga después de eliminar en los penaltis al Manchester United, tras un partido que concluyó 1-0 en los 90 minutos reglamentarios y 2-1 al finalizar el tiempo suplementario, lo que puso el global de 2-2 en la eliminatoria. De esta forma, el equipo donde también militan los españoles Carlos Cuéllar y Marcos Alonso –que marcó un penalti en esa tanda– tendrá la oportunidad de levantar la primera Capital One Cup de su historia en Wembley, el próximo 2 de marzo.

En la tarde del sábado, en los octavos de final de la FA Cup –torneo copero por excelencia– los hombres de Poyet volvieron a dar un ejemplo de maduración y oficio en estos duelos directos que marcan el espíritu del torneo inglés más antiguo. En el día que debutaba el ex de Newell’s Ignacio Scocco, derrotaron al Southampton de Pochettino por 1-0 (gol de Craig Gardner) y accedieron así a los cuartos de final de una competición que ya ganaron en dos ocasiones (1937 y 1973).

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos