El regreso anunciado

Poca gente se dio cita en el Camp Nou para presenciar el más que probable regreso de Leo Messi.  La hora y el frío no ayudaban demasiado, pero el Barça decidió calentar el ambiente en unos primeros minutos cargados de intensidad, ritmo de balón y un Pedro que, para confirmar sus síntomas evidentes de recuperación, decidió dedicarse a lo que tan bien hacía en sus primeros años: desbordar.

Martino, que dejó a Messi en el banquillo de inicio, apostó por un centro del campo con Busquets como jefe, Sergi Roberto imprimiendo velocidad en la circulación de la pelota e Iniesta, que fue quien se ocupó de disparar a puerta por primera vez. Era el minuto 1 y toda una señal de las instenciones del Barça por resolver la eliminatoria.

Y así, cinco minutos después, un gran combinación en ataque terminaba con un centro de Pedro a la cabeza de Fàbregas, que cruzó el balón sin que Codina pudiera evitar el tanto. Cesc marcaba ocupando la demarcación de delantero centro, aunque lo cierto es que su libertad de moviientos fue total. Y ahí es como el ex del Arsenal brilla más. Y a fe que brilló.

El Barça se gustaba, presionaba y se enganchaba a la movilidad que hizo célebre su juego, ayudado también por un Getafe que apenas exigió a Puyol y Mascherano, que se bastaron para frenar a Marica. El único peligro que podía generar el Getafe era a pelota parada, la gran asignatura del Barça contemporáneo, y así fue como Pinto pudo lucirse para desviar a córner un cabezazo de los madrileños poco después de la media hora de juego. El primer tiempo acabó con el 1-0, un resultado tan corto como injusto si atendemos al espectacular juego del Barça.

La segunda parte comenzó con un Getafe al que le parecía bien ir perdiendo por la mínima y con un Barça asediando de nuevo el marco de Codina. Sólo faltaba la reaparición de Mozart, la vuelta de un Messi a quien el aficionado -más incluso que el equipo- ha echado de menos, poco acostumbrado a que circule a su alrededor más ruido que goles. Y esas ganas se tornaron júbilo cuando el argentino saltó a ejercitarse en la banda a los cinco minutos de la reanudación.

El tiempo que tardó en entrar el argentino se hizo largo, a pesar de los arreones de su compañeros, de algún susto en forma de chut de Sarabia que detuvo bien Pinto y de un claro penalti sobre Pedro que Cesc lanzó de forma impecable, emulando a Neskeens, para poner el 2-0 en el marcador.

Y entró Messi en, como dice el tópico, loor de multitud. Tuvo tiempo de colaborar en el centro del campo, de regalar una gran ocasión a Alexis que desvió Codina, para dejar claro que no ha perdido la electricidad en su gambeta y, claro, para marcar dos goles que sentenciaron la eliminatoria. Pero, sobre todo, tuvo tiempo para hacer sentir su presencia en un equipo que ha sobrevivido a una ausencia de 60 días que, en realidad, ha sido de casi nueve meses.

Desde aquellos primeros veinte minutos en Liga, precisamente frente al Getafe, el Barça de Martino no ha hecho más que mejorar en su juego, puesto que sus resultados eran prácticamente inmaculados. El Calderón, este fin de semana, deberá servir para confirmar que el equipo azulgrana está alcanzando el nivel que siempre anunció el técnico rosarino y que no todo el mundo, tampoco quien firma esta crónica, creyó que llegaría.

FICHA TÉCNICA

Camp Nou. 39.299 espectadores.

Árbitro: González González. Amonestó a Gavilán (56′), Valera (61′), Montoya (84′), Juan Rodríguez (86′).

FC BARCELONA: Pinto, Montoya, Puyol, Mascherano, Adriano, Busquettats, Sergi Roberto, Iniesta (Messi, 63′), Pedro, Cesc (Song, 80′), Alexis (Tello, 75′).

GETAFE CF: Codina, valera, Rafa, Alexis, Roberto Lago, Juan Rodríguez, Lacen, Diego Castro, Sarabia (Pedro León, 69′), Gavilán (Lafita, 64′), Marica (Colunga, 76′).

Goles: 1-0 (Cesc, 8′); 2-0 (Cesc, 62′), 3-0 (Messi, 89′); 4-0 (Messi, 90′).

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos