El PSG, primer test serio para el Barça

Fuera de los puestos que dan acceso a la Champions League y a cinco puntos del Olympique de Marsella de Marcelo Bielsa, líder de la Ligue 1, el nivel actual del PSG dista mucho del equipo dominante y contumaz que se ha paseado por Francia en los últimos dos años. “No somos tan superiores ni estamos capacitados para vencer por cuatro a cero”, avisaba ayer su técnico, Laurent Blanc.

Afectados por un aluvión de lesiones y por la irregularidad de sus pilares más importantes, el inicio de temporada del equipo parisino está resultando decepcionante. Han cedido seis empates en los primeros diez partidos oficiales disputados y las bajas de Thiago Silva y Zlatan Ibrahimovic –con fugaces apariciones como titular, pero muy mermado por su maltrecho talón– han afectado demasiado a un equipo con un excelente fondo de armario.

En el último partido jugado ante el Toulouse, Blanc reservó a buena parte de sus titulares con vistas al inmediato partido contra el Barça. Cambió su habitual sistema 4-3-3 a un 4-4-2 con Cabaye y Matuidi de interiores protegiendo a Verratti, colocó a Pastore en el vértice ofensivo del rombo e hizo reaparecer a Thiago Motta en la segunda parte, hombre básico para dar equilibrio a la medular.

Con las bajas definitivas de Thiago Silva –ausente desde el 11 de agosto– y del Pocho Lavezzi, se ha confirmado también la ausencia de Ibrahimovic, que sufre molestias en el talón y, pese a su trabajo, no podrá enfrentarse a su ex equipo.

En cuanto al once titular con más opciones de jugar contra el Barça, todo parece indicar que Blanc se decantará por fortalecer el centro del campo del PSG para crear superioridad y contener al presumible trío que formen Busquets, Rakitic e Iniesta.

Sirigu es inamovible en la portería, Van der Wiel y Maxwell cuentan con muchas opciones de ocupar los laterales que han ido alternando con Serge Aurier y Lucas Digne, titulares contra el Toulouse. El eje central está reservado para la pareja brasileña que forman Marquinhos y el siempre irregular David Luiz (muy criticado en este inicio de temporada). El veterano Camara, 35 años, será la alternativa en el banquillo para este partido.

En el centro del campo es casi segura la presencia de Verratti, Thiago Motta –ya recuperado– y Matuidi, con la opción de blindarse con otro centrocampista de perfil más técnico, por detrás de los dos puntas –léase Pastore o Cabaye– o encomendarse al clásico 4-3-3 en el que Lucas Moura ocuparía la banda derecha e Ibrahimovic en su puesto fijo de delantero centro, relegando a Cavani a la banda izquierda del ataque.

La baja de Lavezzi y la lesión de Ibrahimovic han provocado la entrada en escena del joven de 21 años Bahebeck, autor del gol del PSG en Toulouse y delantero en el que tiene depositada muchas esperanzas Laurent Blanc.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos