El nuevo Barça se estrena en la Supercopa

El nuevo Barça de baloncesto afronta su primera competición de la temporada: la Supercopa Endesa; un torneo que servirá para calibrar el punto de cocción del equipo de Xavi Pascual, que en esta preparación, por el momento, se ha prodigado poco. Cinco caras nuevas para sustituir las cinco bajas que se han producido y un planteamiento diferente en cuanto a la estructura del equipo. Se fue el principal intimidador del equipo, Joey Dorsey, y también uno de los más prometedores, Kostas Papanikolaou, ambos a los Rockets de Houston. En el caso del griego, el Barça ingresó 1,2 millones de euros por su traspaso.

Los azulgrana también se deshicieron, en este caso tras una negociación, de Erazem Lorbek, a quien le quedaba un año más de contrato. El pívot esloveno era el mejor pagado de la plantilla, con una ficha de 3 millones de euros, pero su rendimiento habia bajado en picado después de los múltiples problemas de rodilla sufridos y que le convirtieron en un secundario de lujo. Lorbek, por ejemplo, no pudo ni disputar el pasado Mundial con su selección por esa lesión.

Las otras dos bajas se han producido en la posición de base. Víctor Sada ha cambiado Barcelona por Andorra y Jacob Pullen, un experimento en la pasada temporada, también ha recibido la baja ante la inconsistencia de su juego. Los recambios son jugadores de calidad contrastadada, al menos en tres casos.

Justin Doellman, el MVP de la pasada temporada con el Valencia, ofrece polivalencia, tiro y rebote. Se trata de un jugador muy fiable y que llega al Palau Blaugrana en el mejor momento de su carrera. Tomas Satoransky, que en las últimas temporadas jugó en el Cajasol sevillano, es un base atípico, un joven ‘1‘ de 2 metros que le dará múltiples  y diferentes opciones al equipo de Xavi Pascual y que puede ser el contrapunto a Marcelinho Huertas.

El tercer fichaje incontestable por su calidad es el alemán Tibor Pleiss, procedente del Baskonia. La única duda en este caso reside en que se trata de un jugador muy similar a Ante Tomic. Con Pleiss, el Barça gana en calidad y en centímetros, pero pierde músculo, aunque lo gana en la siguiente incorporación: Deshaun Thomas (Nanterre), un fornido jugador que actúa de ‘3‘, que defiende, ayuda en el rebote y tira bien. Salvando todas las comparaciones,  Thomas nos recuerda a un joven Pete Mickeal. La quinta incorporación es testimonial. El joven Marcus Eriksson, cedido toda la pasada temporada al Manresa, es un gran tirador, pero en su primera temporada en el equipo será difícil que tenga minutos, los que seguramente sí tendrá Mario Hezonja, en la temporada que debe ser la de su despegue definitivo.

El Barça se medirá en una semifinal de la Supercopa al Baskonia. En la otra Real Madrid y Valencia lucharán por una plaza en la final. Los baskonistas, que ya cayeron derrotados por los de Xavi Pascual en esta misma ronda el pasado año (98-73 con un gran partido de Bostjan Nachbar), llegan con un equipo nuevo y muchas dudas. En la pretemporada, los catalanes solo han jugado cuatro partidos, con tres victorias (Penya, Sevilla y Pau Orthez) y una derrota (ASVEL).

 

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos