El nuevo Barça de XP

Este es otro Barça. Más fresco mentalmente, con muchísimos más recursos y con una velocidad en su juego que hace mucho que no se recordaba en el Palau Blaugrana. Su incontestable victoria en Múnich ante el Bayern (77-99) es la demostración del trabajo bien hecho, de que el camino es el correcto y que la derrota sufrida ante el Real Madrid en la Supercopa de España o ante la Penya en la Liga hasta pueden ser positivas.

Se muestra el Barça como un equipo sólido y con muchas opciones de juego, algo que viene determinado por tres de las cuatro contrataciones realizadas esta temporada. El fichaje de Justin Doellman, el mejor jugador de la pasada Liga Endesa, era incuestionable, pero las otras dos incorporaciones: Tomas Satoransky y DeShaun Thomas, demuestran la necesidad de tener jugadores diferentes.

Sobre todo en el caso del base. Satoranski no es un director de juego al uso y no lo es por su físico. Hay pocos bases de más de 2 metros y que además sean capaces de dirigir y de jugar con tanta calidad de espaldas al aro. Thomas tiene aún mucho recorrido, tira bien, pero aún necesita ajustar su defensa para seguir creciendo.

A ellos se le añade el enorme protagonismo asumido desde siempre por Ante Tomic y Marcelinho Huertas, quienes han sostenido el equipo en temporadas anteriores y en situaciones límite y ahora, además, disponen de minutos para rotar más frescura física.

Los tiradores Brad Oleson y Alex Abrines están en un gran momento hasta el punto de que en determinados partidos, como el jugado en Múnich, no es preciso que sus muñecas marquen la diferencia, porque ante el Bayern quienes estuvieron más atinados fueron  Juan Carlos Navarro -que está muy mejorado físicamente- o Bostjan Nachbar.

A punto de acabar noviembre, este Barça tiene muy buena pinta y promete muchas emociones fuertes durante toda la temporada, aunque aún tiene que afinar algunos detalles para convertirse en un equipo invencible.

En ese apartado está la mejora de Tibor Pleiss, el cuarto fichaje. La torre alemana tiene que ser un jugador importante y hasta ahora apenas ha aparecido en el juego. Otro jugador que tiene que dar un salto de credibilidad es el joven Mario Hezonja.

Al croata, un joven gran talento, le puede la ansiedad. Sabe que esta temporada tiene que ser un jugador importante, se debate entre quedarse para triunfar o empezar a pensar en la NBA, de hecho por ese motivo hasta ha cambiado de representante.

Y ahora, por encima de todos, esta Macej Lampe.  El pívot polaco por fin ha encontrado su sitio en el Barça después de una complicada temporada inicial. Ahora mismo Lampe representa el espíritu del Barça: repleto de confianza, atinado en los lanzamientos y superior, también mentalmente, al rival.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos