El Madrid apuntilla al Barça

El Real Madrid se ha proclamado campeón de la Copa del Rey tras derrotar en Mestalla (2-1) al FC Barcelona. Di María y Gareth Bale hicieron inútil el épico gol de Marc Bartra y certificaron la defunción del equipo azulgrana esta temporada.

El clásico de los clásicos, ese que cada año se espera en la final de la Liga de Campeones y jamás acaba de llegar, arrancó con Gerardo Martino siendo fiel al once que tan buenos resultados le ofreció en algunos de los partidos más importantes de la temporada. Resuelto a última hora el dilema de los centrales con la resurrección de un Bartra que fue duda hasta última hora, el entrenador argentino dispuso sobre el césped el esquema táctico que sitúa a Iniesta por la punta izquierda junto a Messi y Neymar. Y, como en los últimos encuentros, comenzó el partido perdiendo.

Once minutos le bastaron al Madrid para adelantarse en el marcador, el tiempo que tardó en aprovechar una pérdida de balón de Dani Alves en ataque para, en apenas tres toques, plantarse frente al marco azulgrana. Di María, el mejor de su equipo en el primer periodo, disparó sin demasiada fuerza pero con la suficiente para batir a un Pinto que debió hacer algo más.

A partir de ahí, el escenario previsto: el Barça intentando dominar la pelota y el Madrid esperando para volver a salir a la contra y llevar peligro. Aun así, el equipo de Ancelotti quiso alargar algunas de las posesiones para incomodar a su oponente de la manera que más le molesta: correr sin balón.

Con un Messi que apenas participaba, el trío formado por Neymar, Iniesta y Alba intentaban siempre desbordar por la izquierda. Así fue como llegaron las únicas aproximaciones de peligro del once de Martino, puesto que la banda derecha, como de costumbre, servía para que Alves colgara un balón tras otro, todos imposibles para sus compañeros de equipo.

El Barça se veía incapaz de sacar partido a la superioridad y los espacios que el marcaje múltiple sobre Messi generaba en la defensa madridista. El argentino, que intentó sin éxito retrasarse para jugar por detrás de los delanteros, siempre recibía la pelota con un mínimo de dos adversarios cerca, pero esa vía quedó por explotar. El partido llegó al descanso sin una ocasión clara del Barça, pero también sin nada que recriminar a un equipo que era consciente de que se jugaba el último cartucho de la temporada.

Tras la reanudación, Gareth Bale tuvo dos claras ocasiones para aumentar la ventaja de su equipo, pero lanzó sendos balones fuera. Su potencia física y velocidad era una pesadilla para un Barça que se volcaba en ataque sin demasiada profundidad hasta que Bartra, en el minuto 20, decidía que era hora de que su equipo chutara entre los tres palos. Se incorporó al ataque y lanzó un duro disparo que rechazó Iker Casillas. La tónica no cambiaba, como tampoco lo hacía Martino, emperrado en realizar siempre el primer cambio en el minuto 60, lesión de Alba al margen.

La entrada de Pedro aportó algo de chispa al equipo, justo la que le faltó a Messi durante toda la final. Al argentino se le notó desconectado, sin la confianza necesaria para encarar al contrario, con tan poco ánimo que parecía un espectro de lo que es y tantas veces ha mostrado.

Pero el fútbol tiene algo de justicia y quiso que Marc Bartra, el joven central que durante toda la temporada ha quedado al margen de la titularidad, rematara un córner justo en el ecuador de la segunda parte. Por momentos, el Barça, groggy hasta entonces, pareció meterse de nuevo en el partido, pero un disparo de Modric que estrelló el balón en el palo derecho de Pinto, señalaba el desenlace del partido. Una puntilla que llegó a falta de cinco minutos, cuando el Madrid recuperó un balón prácticamente en su córner y, en dos pases, permitió al galés plantarse ante el portero andaluz.

Ahí se acabó el partido y se acabó, también, la trayectoria de un equipo magnífico que a punto estuvo de forzar la prórroga cuando Neymar, el más incisivo arriba, disparó al poste.

Hoy no se vio en el Barça falta de actitud. El equipo quiso, pero ni supo, ni pudo. Era un secreto a voces la caída del once azulgrana, que en apenas siete días se ha despedido de dos títulos y lleva camino de no llegar al tercero. Es el momento de plantearse ya, de una vez por todas, llevar a cabo la remodelación de una plantilla que aún tiene jugadores de gran categoría, pero cuya confección es paupérrima desde hace varias temporadas.

Es hora de reconstruir al gran Barça, que se nos ha ido definitivamente hoy. Si FIFA lo permite, claro. Pero eso es otra historia.

FICHA TÉCNICA

Estadio de Mestalla. 55.000 espectadores

Árbitro: Mateu Lahoz (Valencia). Amonestó a Isco (3′), Neymar (17′), Pepe (17′), Mascherano (52′)

FC BARCELONA: Pinto, Alves, Bartra (Alexis, 86′), Mascherano, Jordi Alba (Adriano, 45′), Busquets, Xavi, Iniesta, Cesc (Pedro, 59′), Neymar, Messi.

REAL MADRID: Casillas, Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao, Xabi Alonso, Modric, Isco (Casemiro, 88′), Di María (Illarramendi, 86′), Bale, Benzema (Varane, 90′).

Goles: 1-0 (Di María, 11′); 1-1 (Bartra, 68′); 2-1 (Bale 84′).

LEE EL 1×1 DEL BARÇA-MADRID

Foto: as.com

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos