El Madrid adelanta al Barça

A menos de un mes para el comienzo de la Liga BBVA, que abrirá el telón el fin de semana del 24-25 de agosto, las comparaciones de las plantillas de los dos grandes rivales del fútbol español son constantes.

La opinión más o menos generalizada es que el campeón de Europa, el Real Madrid, sigue sumando efectivos y variantes en la parte ofensiva del juego, centro del campo y ataque, partiendo de la base de una buena y consolidada línea defensiva, mientras que el nuevo Barça de Luis Enrique todavía debe encontrar un buen equilibrio defensivo y aportar más momentos de calidad en ataque.

A grandes rasgos, esta es una comparativa línea por línea de ambas plantillas:

Portería: la fiabilidad blanca contra la incógnita azulgrana

En esta posición, la marcha de Víctor Valdés –todavía sin equipo– y la incógnita de la adaptación del alemán Ter Stegen, que deberá pelear por el puesto con Claudio Bravo, entran en juego contra la fiabilidad probada de Casillas y Diego López –quien, sin embargo, podría abandonar la plantilla blanca en los próximos días–. Además, la más que probable llegada de Keylor Navas, que ha cuajado una temporada y Mundial excelentes, no deja muchas dudas en un sector del campo que el Madrid tiene bien atado.

Defensa: la búsqueda del central del Barça contra la seguridad madridista

Es la línea señalada por los barcelonistas como la más débil del equipo desde hace al menos dos temporadas. El problema del central en can Barça ha coincidido con el gran rendimiento al otro lado del puente aéreo de Ramos y Pepe. Amén de las incursiones del prometedor Varane. En el Barcelona, desde el gran año de Piqué y Puyol en la temporada del triplete, esta zona del campo siempre ha generado dudas. Este año, por ahora en esta posición sólo ha llegado Mathieu.

En los laterales la cosa ha estado más pareja. Las últimas malas campañas de Alves, la marcha de Abidal y las últimas lesiones de Jordi Alba no han dado fiabilidad por las bandas a la defensa culé. Al otro lado, Carvajal y Marcelo, pese a su irregular rendimiento, han acabado el curso en un gran estado de forma, aunque no tienen un recambio de garantías con los Arbeloa y Coentrao. Los recambios en clave blaugrana ofrecen algo más de garantías con el experimentado Adriano y el joven Montoya, que siempre cumple.

Si miramos los números, sin embargo, estos indican que el Madrid recibió el año pasado 38 goles en contra en Liga, por los 33 del Barça, y 10 en Champions por los 8 recibidos por los barcelonistas, aunque la sensación de debilidad defensiva del Barça, sobre todo en los partidos importantes, ha sido mayor que la del Madrid.

Centro del campo: el modelo culé contra la inestabilidad blanca

En la zona ancha del centro del campo es donde el Madrid, más allá de los nombres, todavía no ha alcanzado al Barça, aunque está estrechando el cerco. Xabi Alonso, Modric, Khedira, Illarramendi, Isco, Di María cuando actúa en esa posición y los recién llegados Kroos y James Rodríguez ofrecen un amplio abanico de posibilidades a los blancos que, pese a no jugar todo lo ‘bonito’ que se le presupone a un equipo que dispone de Isco o Modric en la medular, si que dispone de un banquillo muy amplio y capaz de cambiar partidos en el tramo final, aunque de entrada para el Madrid de Ancelotti la creación en el centro del campo no sea el eje central de su plan.

Por su parte, el Barça tiene muy clara la tipología de jugadores para este espacio del terreno de juego. Los Iniesta, Xavi o Busquets marcan el camino que los recién llegados como Rakitic, los que vuelven como Rafinha o los que deben explotar como Sergi Roberto conocen y ejecutan bien desde la cuna. Además, todo parece apuntar a que este curso Mascherano se va a sumar a esta parte del campo para aportar una variante más defensiva y correctora cuando el guión lo exija —si es que Zubizarreta encuentra al central que falta.

Delantera: los goles importantes son madridistas 

En esta parte del césped donde se deciden los partidos mandan los números. Los 97 goles de Benzema, Cristiano y Bale en Liga, Champions y Copa del Rey contra los 76 de Messi, Alexis y Neymar. En Champions el Madrid 2013-2014 consiguió 41 goles a favor, mientras que el Barça sólo logró marcar 21 tantos. El la Liga BBVA las diferencias no fueron tan grandes. El Madrid firmó 104 goles por 100 el Barça.

Y es que sin duda no ha sido el año del Barça en esta zona del campo. Con Messi –pese a sus 41 goles en todas las competiciones– buscando su sitio y Neymar entre adaptación y lesión, el único que ha ofrecido algo de estabilidad ha sido el denostado Alexis: 21 goles. En Madrid, en cambio, Ronaldo ha cuajado una gran temporada (51 goles en todas las competiciones), Bale ha marcado 22 el año de su debut (por los 14 de Neymar) y Benzema ha vuelto a aportar más de 20 goles al año –24 en total–, acercándose a los 26 que marcó en la 2010-2011, aunque lejos de su techo, los 31 de la 2011-2012.

Con los números en la mano, con la marcha de Alexis (-21 goles) y la llegada de Suárez (+31) el Barça debe dar un empujón en ataque este curso. Siempre y cuando Luis Enrique consiga recuperar al mejor Messi y Neymar acabe mostrar su mejor versión.

Simplificando, la sensación es que en tres de las cuatro líneas del campo el Real Madrid rindió a un nivel superior el año pasado, y este curso se ha reforzado allí donde debe mejorar. El Barça sólo gana en el centro del campo, tirando más de modelo y estilo, aunque en los últimos tiempos el equipo blanco está acortando la diferencia, seguramente más por demérito del propio Barcelona que por concepción futbolística en esa zona del terreno.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos