La fiscalía ha solicitado penas de prisión para el presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, y para su antecesor en el cargo, Sandro Rosell, por un delito de fraude fiscal relativo a lo que se conoce como “Caso Neymar“. Según ha adelantado la Cadena Ser, el ministerio fiscal pide dos años y tres meses para Josep María Bartomeu, mientras que la pena solicitada para Rosell es de siete años y tres meses, ya que añade en los cargos un delito de administración desleal.

Además, la Fiscalía solicita al FC Barcelona el pago de 33 millones de euros entre multas e indemnizaciones, aunque aplica la atenuante de reparación del daño porque el club pagó el pasado año algo más de 13 millones de a través de una declaración complementaria.

El 13 de marzo, el juez Pablo Ruz decidió enviar a juicio a Rosell y Bartomeu tras cerrar la instrucción del caso. El fiscal tenía diez días para presentar su escrito y lo ha hecho hoy, al cumplirse el plazo.

Ruz consideró entonces que el club, Rosell y Bartomeu pudieron incurrir en tres delitos contra la hacienda pública, y cifró las cantidades pagadas por Neymar en 83,3 millones, frente a los 57,1 millones que siempre han sostenido tanto el presidente actual como su predecesor en el cargo.