Por Jordi Blanco y Juan Carlos Galindo

Los 38.505 aficionados que se dieron cita anoche en el Camp Nou son una muestra más de que algo no funciona en el Barça. Por la razón que sea (horarios, rival, televisión en abierto, frío, lluvia o juego del equipo), cada vez son menos los abonados que acuden al estadio para dar su apoyo al once azulgrana, mientras que el precio de las entradas para los no abonados tampoco ayuda a llenar las gradas.

La Copa del Rey es una competición que no suele llevar demasiado público al Camp Nou, especialmente porque en las primeras rondas los rivales acostumbran a ser equipos de una categoría inferior. Alcoyano, Badalona, Cartagena o Zamora, por poner algunos ejemplos recientes, hacen que sean pocos los que se animen a acercarse a Arístides Maillol para ver el desenlace de una eliminatoria que normalmente viene resuelta ya desde el partido de ida.

Lo de ayer, no obstante, no se había producido nunca. 38.505 personas es una entrada paupérrima para una semifinal, el encuentro que puede dar la opción al equipo de disputar un título. En años anteriores, esa misma ronda había llevado al Camp Nou a 95.000 (Real Madrid, 2012-13), 69.476 (Valencia, 2011-12), 49.875 (Almería, 2010-11) y 52.932 (Mallorca, 2008-09) espectadores.

Hay que hacer notar que todos los partidos de Copa disputados por el Barça en su estadio se han jugado a las 22:00 horas, algo que, como explicó Gerardo Martino ayer, hace entendible que el socio que deba trabajar al día siguiente decida no acudir al templo blaugrana. Quizás eso pueda explicar que la media de espectadores en la competición apenas supere los 37.300, cifra que en un campo con capacidad para más de 98.000 es baja. Muy baja.

Las diez de la noche es una hora terrible para acudir a un estadio de fútbol, y más en invierno. Tal vez por eso se explique el hecho que la media de asistencia a los siete partidos disputados por el Barça a esa hora sea de 43.593 espectadores. La pasada temporada, el club catalán disputó solamente cuatro partidos a esa hora, con una media de 70.800 espectadores. Hay que hacer notar que uno de ellos fue contra el Real Madrid, lo que garantiza una buena entrada, pero también que todas las localidades para ese encuentro eran de pago, puesto que la directiva dejó de incluir la Supercopa entre los partidos de abono.

Partidos a las 22:00 horas
Asistencia media
Temporada 2012-13
4
70.800
Temporada 2013-14
7
43.593
Diferencia de asistencia
 
– 38’43%

.

Dejando al margen la Copa del Rey, lo cierto es que la tendencia a la baja también se da en el resto de competiciones y, lo que es peor, en todas las franjas horarias. El último ejemplo de ello es el partido del pasado fin de semana frente al Valencia (jugado a las 16:00 horas), al que acudieron algo menos de 67.000 personas frente a las 76.352 de la temporada pasada ante el mismo rival.

Más comparaciones. El Camp Nou ha acogido esta temporada 19 encuentros oficiales, con una afluencia total de 1.226.964 espectadores (64.577 por partido). La temporada pasada, 1.337.639 personas habían presenciado el mismo número de encuentros (70.402 por partido). Más de 5.825 ausencias nuevas por encuentro o, si lo prefieren, una caída del 8’27%.

Público en 19 partidos
Asistencia/partido
Temporada 2012-13
1.337.639 espect.
70.402
Temporada 2013-14
1.226.964 espect.
64.577
Diferencia 
– 8’27% 
– 5.825 espect.

.

Si analizamos los datos correspondientes a los primeros seis partidos de 2014 y los comparamos con los de 2013, el descenso es aún más acusado. La media de asistencia de este año es de 48.452 aficionados, mientras que el año pasado era de 62.559 espectadores. (-22’5%).

Desde la directiva del club se achaca la caída de afluencia al Camp Nou a los horarios, al frío y a la lluvia. Daniel Alves ha responsabilizado de ello por dos veces al poco barcelonismo del barcelonista. Desde fuera, uno tiene la impresión que los horarios no ayudan, que el clima disuade a la gente y, también hay que decirlo, que el juego del equipo no acaba de enganchar a una afición muy bien acostumbrada en los últimos años a los buenos manjares.

Mientras tanto, en apenas dos meses los socios del club están llamados a las urnas para que manifiesten su opinión en relación al futuro del estadio. Un proyecto que contempla la ampliación del aforo hasta las 105.000 localidades para un club que sólo en los partidos grandes (Real Madrid o eliminatorias avanzadas de la Liga de Campeones) es capaz de colgar el “no hay billetes”.

Un último dato. En sólo ocho de los diecinueve partidos disputados en el Camp Nou esta temporada se han superado los 70.000 espectadores, y ahí se incluyen seis de Liga y los de Champions League ante Ajax y Milan. En toda la temporada pasada sólo hubo cuatro encuentros en los que no se alcanzó esa cifra. Los números cantan.

Gerardo Martino dijo ayer una gran verdad. El único modo de animar a la gente a que venga al estadio es jugando bien. La historia nos lo ha enseñado varias veces, así que ahora no vale echar la culpa al empedrado.