El Barça y la prueba del nueve

Busca el Barça un delantero que pueda dar relevos a Messi, Neymar y Suárez y parece no encontrarlo. Ni Vietto ni probablemente Gameiro, protagonistas de las portadas y los esperpénticos desmentidos mutuos de los dos diarios deportivos más vendidos en Barcelona, han querido venir. El uno, porque a sus 22 años ha preferido luchar por tener minutos en el Sevilla; el otro, porque tiene pinta que o bien le hará compañía, o bien jugará en el Atlético de Simeone.

El caso es que son muchos los nombres que han sonado para esa posición de delantero suplente en el Barça pero ninguno, al menos hasta el momento, ha aterrizado en el Camp Nou. ¿Por qué? Sostiene Robert Fernández, el director deportivo del club, que no tienen prisa mientras reconoce que la búsqueda es difícil y que trabajan con dos perfiles diferentes: un joven que sea una apuesta de futuro o un futbolista veterano que acepte que de venir al campeón de liga, lo haría para sentarse en el banquillo más que para jugar.

El tridente intimida

No hace mucho tiempo, desde el club se explicaba que eran muchos los futbolistas que querían venir al Barça y que recibían ofrecimientos constantemente, atraídos por el juego del equipo y por la dinámica ganadora que se instauró hace ya algunos años. Hoy, la cosa ha cambiado, al menos entre los atacantes. El temor que infunde el tridente a los rivales ha traspasado las líneas propias y muchos delanteros no tienen nada claro dar un paso que habrían dado con los ojos cerrados tiempo atrás.

Explicó Luis Enrique en su primera aparición del curso ante la prensa que buscaban un delantero que tuviera más gol que desborde. Un nueve puro, un rematador, un abrelatas que le ofreciera alternativas de juego. Pero el Barça, que ha superpoblado estos días el centro del campo, no lo encuentra. Sería comprensible que no lo hallara por tener un precio elevado, pero es más alarmante aún que haya quien no quiera venir por miedo a los tres delanteros sobre los que se asienta la potencia del sistema de juego del entrenador asturiano.

El Barça y los delanteros

Siempre ha tenido el Barça dinamita en la delantera. Desde la irrupción de Messi en el primer equipo, el argentino ha estado acompañado por cracks como Ronaldinho, Eto’o, Henry y el fugaz Ibrahimovic, pero también han tenido cabida a su lado otros futbolistas que han desempeñado un papel importante, como Giuly –a quien el argentino borró del mapa ya en tiempos de Rijkaard a base de juego–, Bojan o Pedro, seguramente el espejo en el que gente como Munir, que a día de hoy parece más cerca de San Sebastián que dentro de la plantilla, debiera mirarse. Nunca fue fácil para un delantero hacerse hueco en el once del Barça, pero da la sensación que hoy es prácticamente imposible sentar al famoso tridente salvo lesión, sanción o convocatoria internacional.

El ejemplo de Luciano Vietto es sintomático. El argentino es un futbolista joven, con clase y calidad que ha dejado pasar un tren que no acostumbra a detenerse dos veces en la misma estación. Aunque, bien pensado, no sería extraño que –si la jugada le sale bien– sea el Barça quien decida ir a buscarle pagando por él un buen pellizco al Sevilla de Monchi, que tampoco sería la primera vez.

De momento, Robert tiene ante sí algo más de un mes de mercado para encontrar el delantero que quiere Luis Enrique, para aligerar la plantilla y obtener recursos con los que aprobar de una vez la prueba del nueve.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos