El Barça vence en el debut de Setién

Con un gol de Leo Messi, el FC Barcelona ha derrotado al Granada en una fría y ventosa noche en el Camp Nou en el primer partido tras el relevo en el banquillo azulgrana.

Había curiosidad por saber hasta qué punto la mano de Quique Setién se traduciría, tras una semana de entrenamientos, en cambios en el once. Las ausencias de Frenkie De Jong y Luis Suárez, dos futbolistas a priori del agrado del técnico cántabro hacían presagiar una posible presencia como titular de Riqui Puig, presente de nuevo en una convocatoria del primer equipo.

La principal novedad, sin embargo, llegó en el eje de la defensa, donde Setién situó a Umtiti en lugar de Clément Lenglet. En el centro del campo, Rakitic y Arturo Vidal acompañaron de inicio a Sergio Busquets en una disposición sobre el papel que varió en el césped.

Y es que el técnico cántabro dispuso que en ataque, el Barça cerrara con tres centrales (Umtiti, Piqué y Sergi Roberto, teórico lateral derecho) para que Jordi Alba y Messi apoyaran la línea creando superioridad numérica. La primera consecuencia clara fue que Sergio Busquets, más acompañado que nunca, dejó de sufrir como venía haciendo para brillar como solía; la segunda, la recuperación de la presión que permitió recuperar diversos balones y poner en peligro el marco de Rui Silva.

Aun así, el partido llegó al descanso con algunas ocasiones de Messi y Ansu Fati (titular y extremo abierto por la derecha), pero sin goles y con un Granada que no sufrió demasiado pero tampoco inquietó a un reaparecido Ter Stegen.

Diego Martínez leyó bien los problemas que estaba teniendo su equipo y ordenó a sus jugadores presionar la salida de balón de los tres centrales. El gallego logró así desactivar en parte el inicio del juego del Barça e incluso dio el primer susto a los sesenta y pico mil espectadores que soportaban el frío y el viento con un disparo de Yan Eteki al palo.

Una llegada de Griezmann y un par de disparos de Messi fueron el peligro que llevó el conjunto local hasta que, a falta de 20 minutos, Setién sustituyó a Rakitic por Riqui Puig para aprovechar la expulsión por doble amarilla de Germán. Pocos minutos después, un robo del canterano en el extremo izquierdo de su ataque le permitió ceder el balón a Busquets para que luego una gran jugada de Griezmann y Arturo Vidal desembocara en uno de esos pases a la red con los que suele deleitarnos Leo Messi. Quedaban quince minutos y Carles Pérez y Arthur saltaron al césped para hacer eso que siempre caracterizó al estilo culé: defenderse con el balón.

Queda trabajo por hacer, pero las señales son buenas.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos