El Barça nombra nuevo director de comunicación

Si el banquillo del Real Madrid (o el presidente, que viene a ser lo mismo) tiene fama de insaciable devorador de entrenadores, el área de comunicación del Barça no le anda a la zaga. Desde que tomara posesión del cargo, hace poco más de tres años, la junta que preside Sandro Rosell se ha convertido en una trituradora de directores de comunicación.

El primero en ocupar ese puesto tras el desembarco de Rosell en el verano de 2010 fue Pere Jansà, que pasó sin pena ni gloria hasta que pasó a dirigir el área social, una vez se tomó la decisión de sustituirle por la periodista Ketty Calatayud. El desempeño de Calatayud, quien abandonó su privilegiado puesto en La Vanguardia para convertirse en la cabeza visible de un área fundamental para cualquier organización, tampoco pareció satisfacer en exceso a una directiva que tomó la determinación de reemplazarla por Xavier Martín, un profesional con gran experiencia en el mundo de la comunicación y que también se ha visto atropellado por el cargo.

Porque hoy, pocas semanas después de la “charla” de Rosell a Martín en San Siro, se ha sabido que el club ha decidido destituirle de sus funciones y nombrar en su puesto a Albert Montagut, un periodista de larga trayectoria en los medios, profesor asociado en la Universitat Pompeu Fabra y que en los últimos tiempos ejerce como tertuliano en varias emisoras de radio.

La relación de los medios de comunicación con el Barça no es un asunto sencillo, pero la experiencia, el tiempo, el contacto personal y, sobre todo, los buenos profesionales que trabajan en ese área hacen que el día a día siga su camino sin mayores problemas. Y lo sigue pese a la decisión tomada por el club de externalizar gran parte de la estructura de comunicación -la relativa a Barça TV– para cederla por contrato a Mediapro hace ahora dos años, fragmentando el departamento.

Si el club tiene la materia prima (los profesionales) y contrata ejecutivos con experiencia en comunicación, ¿cuál es la razón de la insatisfacción de la junta? ¿por qué ese rosario de cadáveres en el área comunicativa?

Es cierto que uno de los principales problemas del Barça actual es la comunicación. De hecho, hemos visto y escuchado a más de un directivo decir aquello de “no hemos sabido explicarlo bien” al hablar de la Grada d’Animació, de las entradas para niños o de mil y una cosas más. Quizás alguien en la casa debería detenerse un momento y pensar que para que alguien lleve adelante una política de comunicación, lo primero que hay que hacer es saber qué se quiere comunicar.

Y, visto lo visto, probablemente Jansà, Calatayud y Martín no hayan recibido más que volantazos en lugar de instrucciones, seguramente porque quien debía darlas “no las ha sabido explicar bien”.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos