El Barça no puede

De vez en cuando ocurre que el fútbol te da oportunidades incluso cuando pareces desahuciado. Y depende de ti aprovecharlas o no. En el fin de semana decisivo (salvo sorpresa) de la Liga, el Barça recibía al líder con la obligación de vencerle para seguir aspirando, aun a expensas de un tercero, al título. Y no pudo.

Schreuder, titular hoy por el segundo partido de sanción a Koeman, plantó sobre el césped el ya clásico dibujo de tres centrales, pero apostando por Mingueza en lugar de Araujo para acompañar a Lenglet y Piqué. Frente a eso, Simeone situó a Correa y Luis Suárez, que regresaba al Camp Nou, apoyados por Lemar, que dispuso de la primera ocasión del partido cuando lanzó un balón a las manos de Ter Stegen.

Casi media hora tardó el Barça en chutar entre palos. Lo hizo con un tiro de Griezmann en el 28’ que atrapó sin problemas Oblak. Tres minutos después, Sergio Busquets debió abandonar el partido a causa de un fuerte golpe en la cabeza tras un choque con Savic. Ilaix entró en su lugar pero la baja pareció descolocar al once local y dar alas a un Atlético que, encerrado atrás a la espera de contras, comenzó a llegar con más facilidad al área de Ter Stegen, generando peligro una y otra vez.

El Barça pedía a gritos el descanso y, pese a todo, Messi tuvo en sus botas la posibilidad de adelantar a su equipo. En una de esas jugadas tan suyas, agarró el balón en la línea de medios arrancó y, perseguido por cinco rivales, lanzó un zurdazo colocado que Oblak rozó para mandarlo a córner.

Para intentar frenar el agobio que sufría, Araujo relevó a Mingueza, pero el Atlético seguía controlando la pelota. Sin demasiada profundidad ya, pero con una comodidad solo rota por alguna llegada esporádica en forma de disparo de Ilaix, de remate de cabeza de Piqué o de tiro libre de Messi que no fueron más allá.

Impotencia, desfonde, falta de ideas… El Barça puede haber dicho adiós a la Liga incapaz de vencer a un Atlético de Madrid timorato y que puede acabar pagando con el título su falta de ambición en un Camp Nou más asaltable que nunca. Aunque, quién sabe, tal vez la historia vuelva a cambiar la próxima semana. Al fin y al cabo, si algo define a los candidatos este año es su escasa fiabilidad. Tocará esperar para ver si el Real Madrid aprovecha la ocasión o si el Sevilla decide meterse en la lucha.

La foto es de EFE.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos