El Barça deja de dominar las áreas

El inicio de temporada está siendo difícil para el Barça. El equipo no acaba de arrancar, parece fuera de forma y las últimas lesiones no hacen presagiar un panorama mucho más halagüeño en un futuro inmediato.

Poco se parecen hoy los pupilos de Luis Enrique a ese conjunto demoledor en las áreas que acabó ganándolo todo el curso pasado. En este inicio de temporada los problemas atrás son frecuentes, se encajan más goles; el centro del campo anda perdido, disperso, sin saber cuándo presionar, cuándo desplegarse y cuándo achicar; y arriba hacer gol cuesta Dios y ayuda. El Barça ha dejado de ser contundente en ambas porterías y eso pone en evidencia su fase de construcción de juego.

Si hacemos un repaso a las estadísticas de lo que llevamos de año y las comparamos con las de la temporada pasada, en Liga (la competición de la regularidad) vemos que efectivamente el Barça ha dejado de dominar ambas áreas: concede más ocasiones de gol y pierde más balones (sobre todo en fase de construcción), a la vez que ha bajado ostensiblemente su porcentaje de acierto de cara a puerta. Y eso, jugando al intercambio de golpes, es un pecado capital.

Remates en contra

La temporada pasada los blaugrana fueron el equipo al que menos remates le hicieron en todo el campeonato, 300 en todo el curso, una media de 7,89 remates en contra por partido. Al Madrid, por ejemplo, le hacían 11,42 remates por partido.

En cambio, en lo que llevamos de temporada al Barcelona le vienen haciendo 10 remates por encuentro, dos más, mientras que el Madrid ha mejorado este registro hasta llegar a conceder 10,33 remates por partido. El conjunto al que menos remates le crean esta campaña es el Deportivo: 8,17 por partido.

Balones perdidos

En esta disciplina, el FC Barcelona también pierde la comparación. La temporada 2014-2015, el equipo perdía una media de 81,76 balones por partido, mientras que esta temporada pierde cuatro más por encuentro (85,83). El Real Madrid, por ejemplo, pierde una media de 76,17 cueros por partido, casi 10 menos que el Barça.

Goles recibidos

En este apartado, consecuencia más o menos directa de los dos anteriores (según el acierto que tenga el rival), los de Luis Enrique también empeoran. El año pasado recibían tan sólo 0,55 tantos por partido, mientras que en lo que llevamos de la actual temporada en Liga recibe 1,17 goles por encuentro.

El Barça en fase atacante

En el apartado goleador también se nota un empeoramiento, aunque el equipo sigue generando más o menos los mismos remates (16,39 por partido la campaña 2014-2015 y 16,83 la actual). En la presente temporada los azulgrana salen a un gol menos por partido: la 2014-2015 tenían una media de 2,89 tantos por encuentro; este curso, la media es de 1,83.

Respecto a la fase de recuperación de balones el conjunto también mantiene más o menos la misma dinámica: 67,61 balones recuperados por partido el año pasado, y 67,33 esta temporada.

En definitiva, el FC Barcelona ha dejado de dominar las áreas, aspecto vital para un equipo, el de Luis Enrique, que apuesta por el intercambio de golpes, por el juego de portería a portería. El tiempo dirá si se trata de una situación temporal o no. El año pasado el Barça también empezó dubitativo y acabó jugando a las mil maravillas a lo que propone el técnico asturiano.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos