El Barça defenderá a Luis Suárez en Brasil

Carles Puyol debuta este domingo en el Barça. Ofrecer la Copa del Mundo en Maracaná será su primer acto oficial como ‘Adjunto a la dirección deportiva‘ en un viaje a Brasil, acompañando a Bartomeu y Zubizarreta, que más allá del carácter institucional tiene una misión concreta para el presidente: charlar cara a cara con Blatter e intentar suavizar la postura de la FIFA respecto al castigo que pesa sobre Luis Suárez.

Este viernes el Comité de Apelación de la FIFA rechazó los recursos presentados por el futbolista y por la Asociación Uruguaya, manteniendo la sanción dictada por la Comisión Disciplinaria del máximo organismo el pasado 25 de junio como consecuencia de su mordisco a Chiellini. Y la intención del Barça, antes de acudir ya como parte interesada al TAS, es ganarse el favor del mandatario suizo, haciéndole ver que la dureza del castigo perjudica la imagen del propio club azulgrana sin que nada tenga que ver en el asunto.

La táctica que los abogados del Barcelona concretaron con Bartomeu es clara: el fichaje de Luis Suárez comenzó a gestarse antes de los hechos por los que fue castigado, por lo que, en absoluto, el club inició los contactos a sabiendas de lo ocurrido. A esta tesis sumará el presidente azulgrana la discreción con que ha pasado hasta ahora de puntillas por el asunto, no interviniendo en la apelación que presentó el propio jugador, y manteniéndose al margen de la polémica por cuanto oficialmente no era su propietario.

Ahora, que ya lo ha fichado, el Barcelona se siente legitimado para entrar en el tema como parte interesada (y muy perjudicada). El plan a seguir es claro: se quiere trasladar a Blatter que en los últimos meses el club ha estado en el ojo del huracán por varios temas y que de todos ellos no solo ha tomado buena nota, sino que, más aún, ha respondido con diligencia, tanto a nivel interno (cambios en las responsabilidades del fútbol base) como externo, habiendo trasladado a la FIFA todo lo que se le solicitó en el caso de los menores de edad ‘irregulares‘ que forman parte de la cantera.

El Barça entiende que los cuatro meses de sanción que pesan sobre el delantero uruguayo son un castigo excesivo y que pueden marcar de manera injusta el devenir de la temporada, por cuanto, más allá de las aproximadamente diez jornadas de Liga que se perdería, no podría tampoco jugar la primera vuelta de la fase de grupos de la Champions. Un panorama, de entrada, preocupante.

Bartomeu, que presenciará en directo la final del Mundial con el deseo evidente de que Leo Messi se corone como campeón, no pretende que la FIFA borre de un plumazo la sanción a Suárez. El presidente azulgrana comunicará a Blatter su comprensión ante la decisión del organismo y le trasladará su intención de ‘tratar’ al delantero uruguayo, al margen de la respuesta que pueda encontrar del dirigente suizo.

Además, a través de Carles Puyol, un personaje con una trascendencia fuera de dudas en el concierto futbolístico internacional, el Barça mostrará su carácter íntimo, los valores de los que hizo gala en los últimos años a todos los niveles y que hoy se encuentran en la diana de forma, se cree, injusta.

Conseguir que Suárez pueda entrenarse junto a sus compañeros y ver rebajado el tiempo de sanción en al menos un mes es el objetivo que persigue el club azulgrana. Y aunque esa decisión no dependa directamente de Blatter, es evidente que un gesto positivo, a nivel intitucional, del mandatario ayudaría de sobremanera y, quizá, provocaría una rectificación en el Comité de Apelación. A fin de cuentas, aunque eso no sucediera, buenas palabras de Blatter serían vistas como una ayuda trascendente en la documentación que ya se prepara en Barcelona para presentar al TAS.

Y mientras todos los ojos están centrados en Leo Messi, el carácter diplomático trabajará en silencio entre bambalinas.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos