NOTABLE. Sacó dos buenas manos y le fastidiaron la noche en el 91′.

 

#22

EXCELSO. La velocidad por esa banda del Real Madrid nos hizo temer lo peor, pero el brasileño estuvo perfecto en todas las tareas.

 

#3

MOTIVADO. Se nota que jugar el clásico le pone a 100%. Ganó prácticamente todos los duelos con los blancos.

 

#14

INDULTADO. Pese a algún error sin importancia, la afición le perdonó lo de Milan y aplaudió su arrojo en cada balón.

 

#21

CERROJO. Su misión fue que no pasara nadie por su zona, llámese Bale, Cristiano o Di María, y cumplió con creces.

 

#16

DESCANSADO Incrustado entre los centrales cuando se requería, el débil centro del campo rival no le exigió demasiado.

 

#6

METRÓNOMO. La movió a su antojo mientras Modric y Khedira la veían pasar.

 

#8

ZIDANESCO. Bailó con la pelota en los pies, sobre todo en la primera parte.

 

#4

PISOTEADO. Le hicieron un penalti que no saldrá en ninguna repetición. Su trabajo para desahogar el centro del campo desde el falso 9 fue meritorio. Acabó reventado.

 

#10

VIGILADO. No lo tuvo fácil el de Rosario para destacar aunque no dejó de intentarlo desde la banda derecha.

 

#11

INCISIVO. Aunque no se tradujo en ocasiones demasiado claras, no se cansó de combinar desde la izquierda a la búsqueda de un gol que llegó pronto. Para que te saquen amarilla, hay que hundirle el codo en la cara dos veces.

 

#9

MARAVILLA. Lo suyo fue salir y besar el santo: golazo de vaselina que dejó en evidencia a Pepe y a Diego López.

 

#17

DILUIDO. Salió para darle detener al Madrid en su esperado rush final pero estuvo flojito.

 

#7

COBRADOR. Vamos, que cobró de lo lindo para el rato que estuvo.