Diez días para medir al Barça de baloncesto

Al Barça que dirige Xavi Pascual le llega la primera semana decisiva de la temporada. La primera parada en la cancha del Real Madrid para disputar el sexto partido del Top 16. Siete días después da inicio en Gran Canaria la fase final de la Copa del Rey, primer título en juego para un equipo que, números en mano, es peor de lo que las sensaciones dicen.

El Barça de baloncesto tiene muchísimos problemas para ganar fuera de casa desde el mes de diciembre. Pascual lo atribuye a las bajas en la posición de 2. Siendo cierto este punto, no lo es menos que hay jugadores que no han dado el paso adelante que debían, especialmente el fichaje estrella del año, Doellman. Todavía no se ha puesto el equipo a su espalda, estando más de acompañante que de pilar básico.

Con las bajas de Navarro y Oleson, los rivales han centrado el scouting en la defensa del bloqueo directo entre Marcelinho y Tomic, haciendo que la aportación del pívot culé se haya visto reducida. Como contrapartida, han aparecido muchos espacios para que Thomas, Abrines o Hezonja percutan a los rivales desde la línea de 3. Incluso Marcelinho tiene más espacios para tirar y bien que los está aprovechando.

Quizá los momentos de buen juego incitan a pensar que el equipo debe responder en las citas importantes. Como no han llegado, todo es un acto de fe. Hasta la fecha, Pascual se ha cansado de reclamar más decisión y atrevimiento a sus jugadores, remarcando que en los momentos complicados es lo que el equipo ha echado de menos y lo que ha causado las derrotas.

No debe ser casualidad que justo después de la amplísima victoria contra el Manresa, Hezonja dijese que en el vestuario se remarcó que el objetivo era ir a por todas en cada momento para llegar a tope a la Copa. Dos plácidas victorias en casa han sido los dos primeros resultados desde esa conjura. Ahora falta por ver si dará para vencer en la cancha del Madrid y en Gran Canaria.

El equipo parece más sólido que el año pasado, con más profundidad de banquillo y más recursos, aunque hay dos aspectos que pueden marcar la temporada: el primero, la falta de un pívot físico en la pintura y la de un 3 alto que pueda ayudar en el rebote. Thomas está resultando ser un fichaje impresionante, pero le falta adquirir protagonismo en defensa. Pleiss es una replica del Tomic del Madrid, por lo que cuando mejore no será nunca el pívot físico que ha tenido el Barça estos últimos años.

En los próximos diez días veremos si estas carencias son más trascendentes que la ametralladora que es el Barça desde la línea de tres, la capacidad de generar juego desde todas las partes de la cancha y la amplitud de banquillo que le permite jugar con la máxima intensidad los 40 minutos. Aunque, como dice Pascual, sin atrevimiento nada de lo dicho servirá.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos