Demasiado respeto

Con los dos cracks en el banquillo. Así afrontó el Barça la visita al Atlético de Madrid más sólido de los últimos años. Poblando el centro del campo con Busquets, Xavi, Iniesta y la ayuda de Cesc, Martino puso sobre la mesa un plan pensado para dominar la parcela donde se deciden los partidos, reservando en la recámara dos balas habitualmente letales y dejando claro que el Atleti, hoy en día, infunde respeto.

Frente a la propuesta del Tata, Diego Simeone no tuvo dudas y alineó a un once de gala del que no faltó ni siquiera Juanfran, indultado por los comités de disciplina pocos días antes. Y el once colchonero salió a morder, presionando muy arriba la salida de balón del Barça y asustando hasta en dos ocasiones en los primeros cinco minutos. Los madrileños se anticipaban una y otra vez, pero parecía cuestión de tiempo que el equipo azulgrana se sacudiera el ímpetu de los locales a base de mover la pelota, de recurrir a un rondo vertiginoso que le sacara del atolladero.

A los quince minutos, el campeón de Liga comenzaba a reconocerse a sí mismo y a aprovechar la bipolaridad de un Atlético que presionaba muy arriba y, sin embargo, reculaba absolutamente cuando el Barça hacía circular la pelota. La opción táctica del Cholo era clara: presiono y, si no robo, me echo atrás en busca de una contra. Y así, como en una partida de ajedrez  estudiada una y mil veces -aunque con un árbitro que permitía a los peones moverse en diagonal-, se llegó al descanso de un partido más bien aburrido.

La reanudación trajo consigo el ingreso de Messi en lugar de un buen Iniesta (sustituido por precaución a causa de una constusión), y la sola presencia del argentino pareció intimidar de inicio al Atlético, pero Simeone estiró a su equipo, no sólo buscando que el balón estuviera lo más lejos posible del 10 azulgrana, sino también retomando la presión con la que iniciara el partido. Cuatro minutos eléctricos de los colchoneros tuvieron como respuesta la entrada de Neymar, con la que Martino intentaba compensar la escasa incidencia en el juego de Xavi. Quedaban 25 minutos y todo aún por decidir.

Y en esos minutos se desbocó el partido. Idas y venidas constantes y la sensación de que, pese a que el Barça iba por los tres puntos, el Calderón estaba viviendo un juego de ruleta rusa. Pero el tambor de la pistola estaba vacío, aunque las dos defensas apretaran los ojos cada vez que se armaba el percutor.

La carrera por la Liga sigue abierta y el Real Madrid tiene mañana una buena oportunidad para sumarse a la fiesta.

FICHA TÉCNICA

Estadio Vicente Calderón. Unos 54.000 espectadores

Árbitro: Mateu Lahoz. Amonestó a Gabi (44′), Godín (46′), Jordi Alba (56′), Mascherano (71′)

ATLÉTICO DE MADRID: Courtois, Juanfran, Miranda, Godín, Filipe, Tiago (Rodríguez, 82′), Gabi, Koke, Arda, Diego Costa, Villa (Raúl García, 77′).

FC BARCELONA: Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba, Xavi, Busquets, Iniesta, Alexis (Neymar, 66′), Fábregas, Pedro (Sergi Roberto, 81′).

Foto: as.com

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos