Mi dedo por un balón ovalado

En am14 nos gusta el deporte. Y a parte de escribir sobre él, casi todos nosotros lo practicamos. Uno de los más constantes es Òscar Cusidó, quien participa en carreras de 10km y medio maratón. Como algunos lectores sabrán, los dedos de los pies de los corredores -y en concreto las uñas- de vez en cuando se resienten de tanto esfuerzo. Y al comentar él un problema reiterado que tenía en un dedo, le espeté: córtatelo.

Evidentemente lo dije en broma y él se rió, pero le cambió la cara cuando le expliqué un caso que oí de boca de un compañero, cuando jugaba a rugby. La historia de Jone Tawake.

Jone no nació en Bilbao sino en Suva (Fiji) el 17 de abril de 1982. Y gracias a un físico portentoso (187 cm y 118 Kg. de puro músculo) destacó rápidamente en el rugby, jugando en la tercera linea, de flanker y de llave. Para los no entendidos, suelen ser los jugadores más musculados y a la vez rápidos, unos sabuesos y una auténtica pesadilla para el cerebro del equipo rival.

A los 15 años, su familia se mudó a Australia y a los 18 debutaba con los Waratahs, consiguiendo un ensayo en su debut. A los 21 pasó a un gran equipo, los ACT Brumbies, jugando la Super 14, la competición profesional de rugby más importante del hemisferio sur. Y entonces fue llamado a la selección de Australia, su gran sueño.

Pero en marzo de 2006 en un encuentro de Super 14 frente a los Auckland Blues, Tawake sufre una dislocación en el dedo anular de la mano derecha. Una lesión frecuente en rugby y aparentemente sencilla de curar. Se le recolocó el dedo en su sitio… pero se infectó.

Tras algunas intervenciones el dedo no mejoraba. Jone lo intentaba, pero el dolor era insoportable. Y con la mirada puesta en el Mundial de Rugby de 2007 en Francia, Tawake decidió anular el anular: se haría amputar el dedo. Muerto el perro, se acabó la rabia. Sin dedo no habría dolor y sin dolor podría seguir jugando. Y dicho y hecho. «Ha sido una decisión difícil, pensé en mi futuro en el mundo del rugby y en que no podía estar más tiempo de baja», declaró el jugador. «La Copa del Mundo se jugará el próximo año y quiero tener la oportunidad de hacer todo lo necesario para entrenarme y poder entrar en los planes del seleccionador”.

Desgraciadamente, Tawake no fue seleccionado para el Mundial. Igual a Australia le hubiese ido mejor con él, ya que cayó en cuartos de final ante la Inglaterra de Johnny Wilkinson por 12-10, con 4 golpes de castigo transformados a palos por Wilco.

Pero Jone siguió jugando a rugby profesional. De Australia pasó a Francia, donde todavía juega, en la USB Pays de l’Ain, tras haber militado en los potentes RC Narbonne y RC Toulon. Seguro que Tawake es respetado por sus compañeros por haber sacrificado una parte de sí mismo con tal de practicar su deporte, su pasión.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos