De la maldición de Wohlfahrt a la bendición de Rafel Pol

Primero fue la lesión de Arjen Robben y después la de Robert Lewandowski. Antes las de Javier Martínez, Alaba y la de Ribery. También está lesionado de larga duración Badstuber Thiago Alcántara ha vuelto a jugar hace poco, como Schweinsteiger. Los jugadores se resbalan en los lanzamientos de penaltis en las semifinales ante el Dortmund y queda el Bayern de Munich eliminado. Parece una conjura, como si se se tratara de la maldición del médico Mueller-Wohlfart -recién despedido por sus diferencias con Pep y el equipo directivo- a semejanza de la histórica de Bela Guttman.

Llega el Barça a las semifinales en plenitud y el Bayern en un momento muy complicado. Se acaba de confirmar la rotura muscular en el gemelo izquierdo de Robben y su baja por lo que resta de temporada y la duda de Lewandowski, con una fractura en la mandíbula superior y en la nariz. Se desconoce si para la eliminatoria estará disponible Ribery, pero la lista de baja de los bávaros es importante, muy importante, aunque ello no supone que el Bayern no pueda presentar a un equipo muy competitivo.

Tendrá que alinear Guardiola a Lahm en la defensa y la pareja de centrales, con Benatia recuperado hace poco, la formarán éste y Boateng. Bernat será el otro lateral. En el doble pivote Xabi Alonso y Schweinsteiger; por delante a expensas de Ribery: Muller y Thiago y adelante Pep estará pendiente de Lewandowski. Eso sí, Götze está a la expectativa.

No es la mejor manera de llegar a la hora de la verdad de la temporada, pero los bávaros tiene la Bundesliga ya ganada y la Champions como único objetivo tras la eliminación copera frente al Borussia Dortmund. Pese a ello, Guardiola jugará sus cartas desde el absoluto conocimiento del rival. Ahora las diferencias entre Bayern y Barça son abismales en el plano anímico, en el físico y en lo deportivo.

Llegan los azulgrana con una magnífica puesta a punto. Se apura el mes de abril, llega el mes decisivo de mayo y los jugadores de Luis Enrique van como aviones. La culpa es de la planificación y de un joven preparador físico, Rafel Pol. Es complicado dosificar a unos futbolistas que lo quieren jugar todo, como en el caso de los delanteros. El paradigma es Messi que ha jugado 26 de los últimos 27 partidos sin descanso y todo ello sin lesiones reseñables.

Pol, un mallorquín de 28 años, nacido en Campanet lleva ya tres cursos en la élite del fútbol. Lo integró Luis Enrique en su aventura en Roma, continuó en Vigo y ahora dirige la preparación física en el Barça.  Recomendado por Robert Moreno, el técnico del Barça se fijó en la impresionante formación académica de Rafel Pol, Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (INEF) por la Universidad de Barcelona (2010), Máster Universitario de Prevención y Readaptación de lesiones deportivas en el fútbol por la Universidad de Castilla la Mancha, la RFEF y el COE (2011), profesor de la asignatura ´Preparación Física´ del Curso de Entrenador Nivel 3 de la RFEF, profesor del Máster Universitario de Prevención y Readaptación de lesiones deportivas en el fútbol por la Universidad de Castilla la Mancha, la RFEF y el COE; y del Máster Universitario en entrenamiento y nutrición deportiva de la Universidad Europea de Madrid y la Escuela de estudios universitarios del Real Madrid (2012-2013).

Desde que empezó a trabajar con Luis Enrique, sus equipos han sido especialmente explosivos en la recta final de la temporada y en Roma, Vigo y ahora en Barcelona han mejorado sus prestaciones en la segunda parte de los campeonatos. Pol es un vértice importante del equipo técnico de Luis Enrique, cuyas principales características explicamos en el texto (Del bolígrafo al análisis de datos), en el que analizamos las diferencias entre el Barça del curso pasado y el actual.

Llega el equipo azulgrana en una situación soñada al final de la temporada. Poco a poco, Luis Enrique ha ido ajustando su idea a lo que necesitaba el equipo. Los partidos ya no son de ida y vuelta, los medios no tienen tortícolis de tanto ver pasar el balón a tres metros por encima de ellos, Mascherano ya no es el santo y seña, y los delanteros son tan determinantes, o incluso más, que al principio. A todo ello se le añade, una buena metodología de trabajo y esa pizca de suerte que siempre hay que tener cuando se compite al máximo nivel.

Y eso es lo que ha pasado en las dos últimas eliminatorias. Contra el Manchester City, no pudo jugar Touré Yaya por sanción; frente al París Saint Germain faltaron Ibrahimovic y Verratti en la ida y ahora… Ahora llega el Bayern de Múnich con muchas bajas por lesión. Es el momento del Barça, el único equipo del continente junto al Juventus de Turín que a principios de mayo mantiene todas sus opciones intactas.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos