Miedo, no: previsión

A escasas horas para el cierre del mercado de fichajes, los rivales del Barça en la Champions League Bayer Leverkusen y AS Roma se han reforzado de cara a una fase de grupos en la que se espera que domine el cuadro de Luis Enrique. Ayer mismo saltaba la noticia de que Van Gaal, en plena operación de suelta de lastre para ver si su globo remonta el vuelo, traspasaba al delantero mexicano Chicharito Hernández al rival alemán de los azulgrana en el grupo E.

Javier Hernández ya estuvo la temporada pasada cedido en el Real Madrid, donde hizo lo que pudo con los escasísimos minutos que Ancelotti pudo darle. Ahora llega al equipo de las aspirinas para disputarle la cuota goleadora a Stefan Kiessling. No cabe duda que el resultado del sorteo europeo metió prisa al presidente Wolfgang Holzhäuser para hacerse con sus servicios.

Por otra parte, el equipo romano se ha hecho, entre otros, con la supuesta nueva perla brasileña Gerson (lo recordarán de hace unas semanas «fichado por el Barça» en todas las portadas barcelonistas, en ese anodino periodo de finales de junio cuando no hay ganas de escribir) y con las cesiones de Falqué (Genoa), Salah (Chelsea), Digne (PSG) y sobre todo Dzeko (Manchester City). Desde luego que la squadra dirigida por el francés Rudi Garcia no se parecerá en nada a la que presentó y cayó goleada en el Trofeo Gamper durante la pretemporada.

¿Debe el Barça presumir dificultades en su camino europeo hacia la final de Milan? La respuesta es NO. No hay miedo. El equipo culé debe clasificarse para octavos y hacerlo en primer lugar del grupo. Sin embargo, no está de más atender a estos movimientos y su incidencia en los rivales (la Roma venció este fin de semana a la Juve en la Serie A) porque el calendario es enemigo de aquí a fin de año.

El FC Barcelona afrontará hasta el 1 de enero todos los partidos ligueros ante rivales fuertes como visitante y sin poder contar aún con sus propios refuerzos, Vidal y Turan, merced a la sanción FIFA que le impide inscribirlos. Del mismo modo, al final del camino aparece el Mundial de Clubes de Japón, desplazamiento de ida y vuelta larguísimo, con dos jetlags que superar, y unas vacaciones de Navidad sospechosamente acortadas por el adelantamiento de la jornada 17 unos días al 31 enero. Un partido menos para los fichajes. Gracias, Tebas, no se te nota nada la bufanda. Al menos, esta temporada Vermaelen ha empezado a dar rendimiento de inmediato.

El caso es que los de Lucho harían bien en solventar la papeleta UCL en las cuatro primeras jornadas de la fase de grupos. 12 puntos, primer puesto prácticamente asegurado y a rotar lo que sea, que seguro hará falta. Y es que un par de empates tontos en Roma, en Leverkusen o incluso en Borisov obligarían a jugar con el once de gala en los últimos miércoles europeos del año, un trastorno que no les impedirá clasificarse pero que puede repercutir en la preparación física del Mundialito y en el siempre cargado calendario de enero.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos