La Firma invitada

La pelota

Es el balón. Poco importa de donde vengas. Seas de Ámsterdam, Santpedor, Bellcaire d'Empordà o Rosario. El balón. Nada más. Y nada menos. El Santo Grial de un...

La desbarcelonización

Lo argentino mola. Ese acento porteño, esas ansias de superioridad, esa verbalización... ¡y qué decir de la adjetivación! ¡Bárbaro!... ¡Valdano! ¡Bielsa! ¿Y? ...

Estamos locos

Tarde o temprano, también el Barça del Tata Martino tenía que perder. Es ley del deporte y no pasaría nada si no fuera por la imagen ofrecida por el equipo en...

Milagros, a Lourdes

“En un mundo súper profesionalizado, si quieres tener un amigo, lo mejor que puedes hacer es comprarte un perro”.Esta frase, que fue popularizada por ...

Cuestión de hábitos

Hace un año, el barcelonismo oficial, el que va repartiendo etiquetas según le conviene, como ocurre con la directiva, o quizá porque las reparten de común ac...

El Señor Tata

Desde que aterrizó en Barcelona a finales de julio, apenas pudo pasar una semana tranquilo. Una eterna comparación con Guardiola parece que puede ahogarle, au...

Querido Manolo

Querido Manolo, perdóname por tutearte. Releí hace unos días tu artículo titulado BARÇA, BARÇA, BARÇA! Más allá del fútbol, decía el subtítulo de un escrito qu...

El dilema Bartra

Un Barça-Madrid es siempre el instante cumbre de la gran partida de póquer entre los dos colosos del fútbol. Los equipos ponen al fin las cartas boca arriba y m...

Maldito Hleb

Que un Guardiolista tenga la osadía de firmar esto, tiene el mismo mérito que hurgarse las narices mientras el semáforo está en rojo. Ninguno. Sin embargo, para...